1.Hace 6 años, la artista inglesa nacionalizada mexicana Hellen Joy Laville Perren, quien abandonó este plano terrenal el viernes pasado, a los 94 años de edad, en Jiutepec, recibió el máximo reconocimiento del sistema cultural de nuestro país, me refiero al de Creadora Emérita del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, la Medalla Bellas Artes y el Premio Nacional de Ciencias y Artes. Poco después, a fines del 2015 pudo ver gran parte de su producción pictórica montada a manera de retrospectiva, en el Jardín Borda.
Por eso y por haber creado un estilo pictórico sumamente bien posicionado en el mercado del arte -lo suyo es la poética de los grandes espacios abiertos, generalmente marinos, pintados en tonos pastel-, a Joy Laville la podemos considerar como una de las figuras que proyectó con más éxito el “arte-morelense-universal”, si así pudiera llamársele al trabajo artístico facturado en nuestro estado, que logra la admiración de coleccionistas, galeristas, editores y espectadores nacionales e internacionales.
Sobre ella y sobre su propio trabajo artístico nos habla para esta columna el Maestro Enrique Cattaneo y Cramer, quien este martes 17 de abril recibirá la venera José María Morelos y Pavón, en el Auditorio Teopanzolco, a las 10 AM.
“A Joy Laville le hice varias serigrafías, la recuerdo como una persona muy profesional, era encantadora, corregía y corregía las pruebas de estado hasta que estaba satisfecha. Una vez que me firmaba el ´Bon á tirer´ (pieza que aprueba el tiraje) iba al taller para supervisar la edición, yo me quedaba con una parte de la misma y por eso me consta que era muy apreciada como artista. Aunque aparentemente es muy libre su pintura, detrás de ella hay mucho trabajo. Siendo amiga cercana de Roger von Gunten, quien también produce su obra en Morelos,  podemos decir que hay ciertas similitudes en el manejo del color en ambos, sus trazos son sutiles, los colores de su paleta suaves. La conocí siendo artista de la Galería de Arte Mexicano que manejan Mariana Pérez Amor y Alejandra Iturbe. Vi la muestra que le organizó la Secretaría de Cultura estatal en 2015 y era gracioso ver cómo ella decía “I am a good painter”, frente a piezas que no veía desde hace treinta años. Nunca perdió el sentido del humor inglés. Joy ya no estará con nosotros, pero seguirá viva a través de su obra. Fue muy amiga de los Quesada y los Pesqueira y de nuestra querida amiga Yolanda González Ulloa, la de la Hacienda de Cortés.”
2.Sobre el Maestro Enrique Cattaneo se pueden abrir tres capítulos de un libro que pudiera dar cuenta de su amor al arte: el primero hablaría de su trayectoria como editor de gráfica, el segundo de su obra pictórica y el tercero de su labor docente. Sobre esto nos platica:
“Desde que llegué hace 22 años a Cuernavaca me instalé en el mundo de la cultura y el arte. Empecé en el Centro Morelense de las Artes con Mercedes Iturbe impartiendo grabado y en la casa de José Luis Cuevas serigrafía, pero al fallecer, Bertha, que era la impulsora de los proyectos de su marido, ya no prosperó la idea del taller permanente allí. En octubre de 1999, Gerardo Ávila y Jesús Nieto me invitaron a formar parte de la Facultad de Artes de la UAEM. Soy profesor de tiempo completo para la materia de artes gráficas. Presté mi taller para las clases por 6 años, porque no había espacios específicos para ello en la UAEM. En 2013, en junio, me nombraron director de la Facultad de Artes. Y desde entonces, la batalla ha incluido conseguir las instalaciones y crecer los programas de formación que hoy están acreditados por CIEES, CONACYT y TAESA.
“En mi año sabático di clases en el penal de Atlacholoaya a los internos, hombres y mujeres. También he donado obra a fundaciones como Rayuela y el Grupo de los 16 para las subastas que organizan para generar recursos para proyectos sociales. He expuesto en el Borda, el Museo de la Ciudad, La Tallera y este miércoles 18 inauguraremos “Son lo que son”, una muestra más de los horizontes que me gusta pintar, en Casa Lamm, a las 7 PM.
“Hago horizontes porque de niño me marcaron los viajes en carretera que realizábamos en familia por el país, tan lleno de montañas que luego comparé con el Valle de Texas que me impresionó mucho por sus grandes extensiones planas. De regreso traje llenos los ojos de horizontes, y cuando me preguntan por qué los pinto, digo que son simplemente eso, horizontes.  Me gusta jugar con la línea, con los espacios planos, texturizados acaso inspirados en Andrew Wyeth. Más que ser un pintor de protesta, como muchos, lo que yo quiero evocar es nostalgia, paz, pasividad, una estética razonada”.
3.Antes de enviar este artículo a la redacción de DDM me entero de que se prepara  un homenaje y un libro a Joy Laville para septiembre, mes en el que la pintora hubiera cumplido 95 años de edad.
Parte de la chamba de los gobiernos es distinguir a sus personajes ilustres. Eso les sale generalmente bien (aunque tarde) porque el personaje ilustre es el que hace la chamba que le da lustre a los gobiernos y a los gobernados. Enhorabuena por Laville y Cattaneo. FIN.

Por: María Helena González / [email protected]

 

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...