compartir en:

1.Ahora que he estado pendiente de las actividades de “El Festival de Video Juegos, Cómics y Animación”, organizado por Pepe Iñesta (para diferenciarlo cariñosamente de su honorable padre, el Contador José Iñesta Monmany), me he percatado -quedándome con el ojo cuadrado-, de que el mundo está dividido en dos: existe el de los llamados “millennials” (las personas nacidas entre los años 1981 y 1995) y el de los demás, quienes crecimos sin audífonos y sin teléfono inteligente como extensiones del cuerpo.
Consultando el tema en la revista Forbes, se dice que éstos jóvenes conforman actualmente el 30% de la población latinoamericana y que en el año 2025 serán el 75% de la fuerza laboral del mundo. Eso quiere decir, querido lector y lectora, que o le entendemos, quienes somos mayores de 40 años a esa manera de estar en el planeta Tierra, o nos veremos forzados a vivir en una realidad que para esas fechas será la alterna, la otra, la “rara”: voy a llamarla en este momento la “de los 5 sentidos tradicionales”. ¿De quienes estamos hablando y qué tiene que ver esto con “El Festival”?
2.
Estamos hablando de individuos cuyo consumo de cultura se satisface por medio de la tecnología y la creación de realidades virtuales. Ellos, nuestros hijos, prefieren ver las cosas en tercera o cuarta dimensión, se apasionan con las experiencias vinculadas con la ciencia ficción, se interesan por la Naturaleza de un modo diferente (la suelen representar devastada y no la perciben desde una mirada romántica, sino científica) y adoran entrar por medio de aparatos electrónicos, a universos en los que siempre hay unos “buenos” que luchan contra los “malos”, en guerras despiadadas en las que además de desmembrarse, se reconstituyen con o por medio de robots. Ya en su vida cotidiana, muchos de estos jóvenes, y en particular hablo de los que están cercanos a los 20 años, prefieren comunicarse por medio de redes sociales y se despersonalizan para vivir vidas ideales, hechas a la medida de sus deseos. En suma, ellos viven de y para una realidad que no es la del mundo que conocemos.
3.
Ahora que estuve visitando los stands de “El Festival” en Mañanitas Casanueva conocí la llamada Realidad Aumentada y me pareció una tecnología cercana a lo mágico, porque nos hace percibir un entorno en tiempo real, que combina lo virtual sintético, con elementos de la  realidad “real”. A mí me tocó ver a través de una tableta una maqueta de una construcción que se iba desdoblando y me permitía “entrar” a las habitaciones, sumamente detalladas en acabados, de una casa habitación. Dicha maqueta sin el iPad era una simple hoja de papel con impresos abstractos. Pero también entré, por medio de un visor especial a un bosque de pinos geométricos, que me hizo pensar que los chavos desconocen lo natural, porque escasamente lo han experimentado (identifican el olor a pino por algún desodorante ambiental y a las vacas por medio de las caricaturas). Además vi cómo se hacen las animaciones que presentan las grandes transnacionales del mundo del entretenimiento y pensé que escultores como Rodin, estarían fascinados de ver cómo se sigue modelando, no en barro sino en silicón, para luego fotografiar las figuras (24 imágenes por segundo), creando así universos plásticos mixtos, que combinan técnicas tradicionales con tecnología de punta. “El Festival” también expuso lo más novedoso en cómics y como sus narrativas son muy complejas, también me pregunté si los cerebros de los millennials son diferentes de los nuestros, quienes somos más sencillos de complacer en términos estéticos.
Lo que sí me quedó claro, es que cientos de morelenses están completamente inmersos en esta cultura digital y me dio gusto comprobar que lo que hacen proviene de la historia del arte, el diseño gráfico y el diseño industrial: finalmente todos los creadores, los célebres invitados a Cuernavaca pintan, modelan, escriben, fotografían, filman, construyen y se han nutrido de sus visitas a museos, cines y librerías tradicionales.
Hace poco, el Secretario de Cultura RAFAEL Tovar y de Teresa habló de que la cultura digital es la que define la contemporaneidad y dijo que es un reto para la dependencia a su cargo difundirla. Habló de un volumen de facturación anual de $45,000 millones de dólares al año, a nivel mundial por lo que respecta al consumo colaborativo de la misma. Y la cifra va a la alza.
4.
En cambio, se anunció en días pasados un decremento de poco más de un 30% de inversión por parte del gobierno federal para el ramo dedicado a la cultura.  Hablamos del Presupuesto de Egresos de la Federación. Esto no sólo es una pésima noticia para quienes estamos interesados en los estímulos a la creación y la difusión de las artes desde las AC´s dedicadas a ello, sino otro golpe mortal para el espíritu del individuo y las familias, que tendrán menos opciones para pasar sus ratos libres, porque habrá menos oferta cultural. En pocas palabras: RIP para el PRI por esta otra fatal decisión. FIN

 

Por: María helena Noval / [email protected]