compartir en:

1.El miércoles pasado se llevó a cabo la instalación del Consejo Cívico Ciudadano en el mal llamado Museo de la Ciudad de Cuernavaca; al acto acudieron más de 300 personas en calidad de espectadores del surgimiento de una iniciativa impulsada por el profesor y periodista Pablo Rubén Villalobos. Desde luego, entre el publico se dieron cita algunos de los ciudadanos más destacados de la entidad, entre ellos varios encargados de echar a andar las políticas públicas de los tres niveles de gobierno. Pero déjenme decirles, queridos lectores, que no fue a éstos últimos, sino a la GENTE-GENTE que habita en nuestro estado, a quienes nos dirigimos ese día en el ánimo de presentar el proyecto.
Y paso a explicarle a usted qué es esto de GENTE-GENTE porque el término de mi cosecha describe a las y los beneficiarios de las acciones propuestas en el Decálogo que se leyó esa mañana, personas áltamente sensibilizadas por lo que ocurre en este país en términos de desarrollo social.
2.Del latín gens, gentis, la palabra GENTE aparece en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española como “pluralidad de personas” y como “personas con respecto a quien manda y dependen de él”. Es decir, el término se vincula con la noción de autoridad y al mismo tiempo, GENTE puede equipararse con los conceptos “familia” y “pueblo” y deriva en el término GENTIL, éste de gran significancia, porque involucra el trato entre las personas.
Pero para mí la GENTE-GENTE es un concepto que nace de la grave situación social que vivimos en el país, es un término espejo que refiere a las personas que se preocupan por las personas, las que se ven en el Otro, las que han desarrollado empatía, las personas que están hartas de la corrupción, la impunidad y la falta de pulcritud en el actuar desde el rango que sea del poder.
Pensado para trabajar desde el tercer sector de la mano de las autoridades por lo que respecta a hacer propuestas para el mejoramiento de la calidad de vida en este, nuestro estado, el Consejo Cívico Ciudadano está respaldado en el marco de los derechos humanos por el Artículo 9 de nuestra Carta Magna y por el derecho a la libertad de expresión.
3.De acuerdo con la información disponible en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), nuestro país no alcanza los niveles necesarios de bienestar social: “A pesar del avance en diversos renglones sociales en las últimas décadas, los retos en materia de desarrollo social son apremiantes. Esto obliga a un trabajo permanente de los gobiernos y sus ciudadanos para mejorar el bienestar y el acceso a los derechos sociales de toda la población.”
De acuerdo con el Índice de Recuento de Pobreza México 2016, en nuestro país menos del 50% de la población vive por debajo del umbral internacional de pobreza fijado por el Banco Mundial, por lo que el factor que más preocupa sigue siendo la desigualdad y el que más aporta al rubro de la pobreza es la educación.
Según el Informe sobre Desarrollo Humano México 2016, nuestro país experimentó una ascendente movilidad absoluta de oportunidades entre entidades federativas, municipales e individuos con respecto a años anteriores, no obstante, el factor que más preocupa sigue siendo la desigualdad.
Si continuáramos dando cifras, veríamos un sinfín de asuntos que urge atender.  De lo global a lo local, nos vinculan un montón de preocupaciones contenidas en el mencionado Decálogo que incluye iniciativas para la disminución de la pobreza en nuestra comunidad, pero menciona señaladamente el aspecto estético de Cuernavaca. Habla de la limpieza que debe hacerse de la ciudad y del remozamiento y reubicación de algunas esculturas que representan a personajes y héroes históricos. Recordemos que la escultura pública sirve a la formación y la conservación de ideales e identidades colectivas, además de educar en la sensibilidad.  
4.¿Por qué todo esto?
Porque los consejeros están convencidos de la importancia de la participación social, de que la intervención de los ciudadanos en la toma de decisiones respecto al manejo de los recursos y las acciones tiene impacto en el desarrollo de sus comunidades. En una época en la que la democracia forma parte de la dinámica social, resulta indispensable la suma de voluntades y de esfuerzos, se trata de visibilizar las preocupaciones de la ciudadanía.
En fin, si se logra que este consejo sea un puente de comunicación entre la gente, si recibimos la retroalimentación de usted y logramos darle seguimiento con responsabilidad, transparencia y dedicación a las propuestas en pro del bien común nos daremos por bien servidos. FIN.

Por: María helena Noval / [email protected]