México es un territorio enigmático en elque conviven de buena manera historias terribles y milagros como el amor...

1.La semana pasada fui a Jantetelco a hacer investigación de campo para mi participación en un coloquio sobre patrimonio cultural y elegí tal sitio no sólo por ubicarse allí el museo más antiguo de la entidad, sino porque está dedicado a la figura del independentista Mariano Matamoros y Guridi, compañero de ideales de Morelos, quien le da nombre a nuestro estado. Me atendió Claudia Isabel Macías Cedeño, miembro de distinguidas familias locales, quien se apasiona al narrar la historia del lugar.
“Rescatamos ya los 7 libros que formaban el corazón del museo, uno de ellos con las firmas de Sebastián Lerdo de Tejada (1874), Porfirio Díaz (1878) y el General Emiliano Zapata (1912), quien se dirige a Matamoros diciéndole que seguirá su ejemplo. También se sacaron de los escombros la casulla rojo frambuesa, los cíngulos, la estola parroquial y el alba del sacerdote liberal y a pesar de que el sismo destrozó por completo las mamparas de vidrio base de la museografía, lo ideal sería que se repensara el sitio como un centro cultural que incluyera la exposición de una pieza del mes, servicios educativos y mayor apoyo de las autoridades políticas y culturales”, dijo la encargada del pequeño museo.
2.Platicamos con Edgar Assad, sobre las representaciones teatrales del 13 de diciembre, que escenifican las acciones del párroco Matamoros y la entrega a la guerra de dos hijos de María Manuela García de Díaz; sobre el General José Perdiz, que era más cuate de Matamoros que de Morelos y llegamos a la conclusión de que en el convento agustino de San Pedro Apóstol se genera una religiosidad laica más compleja, que aquella a la que nos han acostumbrado los libros de texto. A Jantetelco se llega por el rumbo de Cuautla y de verdad me pareció un pueblito encantador, pues me supo a esa vida provinciana que se asocia con la familia reunida en torno al fogón.  Lástima que no encontré ese día “fruta de horno”, las galletas típicas del lugar porque no se elaboran diario.
Desde esta columna un saludo al Arq. José Valtierra, quien desde la secretaría del ramo ha implementado acciones para incrementar públicos para el arte -como las noches de los miércoles de museo- y ha estado muy pendiente del rescate y custodia de los libros parroquiales de los que aquí hablamos, hoy bajo resguardo de la presidencia municipal.. Con Valtierra visitaremos esta semana las muestras que acaba de montar en el Jardín Borda.
3.El asunto de los municipios indígenas me preocupa porque creo que las decisiones políticas sobre su independencia no sólo deben tomar en cuenta el reconocimiento de la legitimidad de sus lenguas, cultura, costumbres e identidades. Xoxocotla, Coatetelco, Hueyapan y Tetelcingo, pertenecientes a los municipios de Puente de Ixtla, Miacatlán, Tetela del Volcán y Cuautla fueron reconocidos como independientes por unanimidad en el Congreso del Estado hace unos días y por el asunto de las divisiones y la politización que eso implica se han generado interesantes charlas entre antropólogos, historiadores y líderes sociales.
Hace más de dos años le oí decir al Dr. Rodolfo Stavenhagen, quien era autoridad en la materia por ser relator de los derechos de los indígenas ante la UNESCO, que la fragmentación y la municipalización son cosas diferentes del reconocimiento cultural. Que lo teórico y lo normativo deben diferenciarse. Lo oímos hablar de los Acuerdos de San Andrés hoy incumplidos y dijo que había que celebrar la diversidad cultural, pero no la politización de la cultura.
Hoy que pienso el asunto, su esposa, la siempre trabajadora y también especialista en la materia Elia del Carmen Gutiérrez de Stavenhagen, me envía un video por whatsapp en el que se menciona que concebimos a dos tipos de indígenas en el país: los del pasado glorioso y los del doloroso presente.
De un lado están -en el imaginario- los que crearon Chichén Itzá y Tenochtitlán, nos legaron artesanías que hoy aprovechan diseñadores de talla internacional y ganan ultramaratones...pero del otro están el 72% que vive en pobreza según la CONEVAL, el 40 % que sufre insuficiencia alimentaria y de vivienda, el 50% que vive rezago educativo y la discriminación que según la CONAPRED los hace más vulnerables que a otras minorías. Indio, indígena y nopal -dice el video producido por PARADIGMA- son palabras ofensivas y si queremos honrar a los indígenas muertos, debemos pensar antes en los indígenas vivos.
¿Aquí en Morelos, ya se pensó que estos municipios serán unidades administrativas que de momento estarán en la orfandad propia del Estado paternalista? ¿Sabrán los indígenas bajar recursos federales para su subsistencia? ¿Querrán ser luego Pueblos Mágicos y alinearse a la normatividad de la Secretaría de Turismo para hacerse de recursos? Son temas que en próximos días hablaré con expertos locales, querido lector. FIN

Por: María Helena González López / [email protected]