compartir en:

1.Tarea sustantiva, la alta cultura ha sido golpeada, desde la semana pasada, porque se cerraron las puertas de uno de los pocos lugares de exhibición pública de obras artísticas con los que contamos. El mal llamado Museo de la Ciudad (porque no tiene acervo, ya lo he dicho) fue tomado por el Mando Único y la cancelación de los eventos dejó sin posibilidades de esparcimiento y goce estético a mucha gente: conciertos, presentaciones de libros, exposiciones de artistas locales (allí es, aunque sin los recursos ideales, donde se puede ver más obra creada en el estado) se suspendieron, sin  que se anunciara cuándo se reanudaría la agenda.
¿Qué hicieron, quienes permanecieron dentro del MUCIC cuando empezó el pleito político entre los mandos estatal y municipal vía el Congreso de la Unión y el TSJ? Por sugerencia de Hugo Juárez, director del Instituto de Cultura de Cuernavaca lavaron el inmueble de piso a techo, y luego se fueron a acompañar al Presidente Municipal, Cuauhtémoc Blanco Bravo, a la Catedral, en donde éste mostró su indignación dejando de comer.
El sábado en la noche la comunidad cultural fue invitada en redes sociales a manifestarse mediante actividades artísticas y una valla humana alrededor del inmueble. El día de ayer, cerca del mediodía “El Cuauh” anunció que suspendía la huelga de hambre y entró a misa. Con la promoción de la Controversia Constitucional 251/2016 se defendió la voluntad del pueblo de Cuernavaca con relación al derecho constitucional al voto libre, así como la integración democrática del Ayuntamiento de Cuernavaca y la autonomía municipal. Poco después el gobierno constitucional asumió de manera temporal e inmediata el mando de la policía municipal. Pero ni los artistas ni los promotores culturales llegaron a defender el MUCIC, decorado, eso sí, con letreros que piden liberarlo, que recuerdan que todos tenemos derecho al acceso a la cultura (Art. 4 constitucional) y que un pueblo sin cultura no tiene esperanza.
Esto sólo demuestra que en materia de conocimiento de derechos humanos los morelenses no andamos tan mal, pero tristemente también es señal de apatía y falta de solidaridad y organización del sector. Ni los jóvenes creadores de la UAEM que están exponiendo temporalmente allí aparecieron por allí.
2.Por otro lado, hay que decir que la creatividad humana es autónoma y que las expresiones artísticas, que nacen de la sensibilidad que nos es dada porque nuestros 5 sentidos necesitan alimento las 24 horas del día no se detuvieron ni se detendrán. Por obra y gracia del patrocinio propio del artista este fin de semana seguimos apreciando el milagro del arte.
Cristo Contel, Pedro Mantecón y María Ramos organizaron una colectiva para disfrute de sus cerca de 200 invitados (no fue evento abierto al público general para cuidar la  seguridad de las piezas) y en la Colonia La Esperanza vimos la obra de Miguel Ángel Madrigal, Pericles Lavat, Larissa Escobedo, Diana Tamez y Rodolfo de Florencia, entre otros talentosos creadores morelenses.
Otra a la que no detiene la crisis política es Emilia Juan, quien difunde sus actividades organizadas en espacios de la sociedad civil, bajo el rubro “Unidos por Amor al Arte”; y qué decir de del empuje de Miguel Ángel Izquierdo, gran promotor cultural, quien desde “Artes por todas Partes” en FB ha contribuido a generar un ambiente de gozo, sumamente incluyente de todo tipo de expresiones culturales.
3.Antes del siglo XVIII el consumo del arte se daba de manera básicamente  clientelar, los artistas producían para sus patrones aristócratas y la gente que no tenía la medios se conformaba con ver arte dentro de las iglesias, y apreciar la arquitectura; leían los que sabían y tenían acceso a lo poco que se publicaba y desde luego todos disfrutaban del arte popular. La red de consumo se abrió con el nacimiento de la burguesía y entre los flamencos se pusieron de moda los paisajes, los retratos y los bodegones para las casas.
Si en Morelos seguimos padeciendo la falta de espacios públicos para nuestros artistas y la comunidad cultural no hace nada por recuperarlos, viviremos un grave retroceso. Puede que la producción artística aumente por “el mal humor social” que se vive, pero ésta necesita socializarse para que cumpla con su cometido de generar pensamiento crítico. Recordemos casos históricos como los de Goya, el Taller de la Gráfica Popular y desde luego el muralismo mexicano, expresiones nacidas del ánimo de critcar la opresión y la desigualdad.  
4.A este estado lo están pateando los políticos, quienes ocupan sus recursos y tiempo para pelearse entre ellos por intereses particulares. ¡Señores, pónganse a trabajar y permitan que las cosas que valen la pena fluyan!
PD. Al escultor Antonio Castellanos Basich lo asaltaron cuatro tipos este sábado en su casa, ubicada en Santa María, mientras dibujaba. Ni cómo dejar de llorarle al gremio. FIN