compartir en:

1.
Desde el nacimiento de la Sociedad de los Artistas Independientes en el París decimonónico, se ha venido hablando de una tradición que engloba a aquellos creadores que lejos de amilanarse por el desamparo del apoyo oficial, buscan insertarse por la libre en el contexto que les toca vivir.  Acostumbrados a buscarse a su público, ellos y ellas deciden exhibir sus obras en los llamados espacios independientes, mismos que logran convertirse a veces en referentes indispensables de la historia del arte local.
El viernes pasado se inauguró en Cuernavaca la segunda edición del Corredor Cultural Independiente, una propuesta generada por empresarios, promotores culturales y artistas que piensan que en nuestra ciudad existen el público y el consumidor del arte lo suficientemente sensibles como para interesarte en lo que sucede más allá del museo o la galería establecidos. Concebida sin temática convocante, esta suma de voluntades incluye una instalación patrocinada por una promotora cultural independiente (Laboratorio de Arte Múltiple e Impresos – Ana Rojas), la venta de objetos de diseño (Celofán Tienda), una muestra de escultura en barro (Galería NM Contemporáneo), una exhibición de libros de artista (La Presidencia), el montaje  de una colección privada de bordados (Restaurante Emiliano´s), la exposición de trabajos creados en el ámbito académico (Espacio de Proyectos Una Línea de Gis) y una exposición de pintura patrocinada por una asociación civil (Galería del Colegio Cristóbal Colón – Fundación Noval para el Fomento de la Cultura y las Artes). Además participó Casa Tikal con su muestra permanente de arte contemporáneo.  

2.
Como es lógico suponer, los primeros que acudieron al circuito fueron los promotores culturales y los propios artistas porque son los enterados y los interesados en el arte. Esto desde luego no favoreció el mercado del arte, aunque sí se generó un buen nivel de crítica en torno a las obras. También hay que decir que el hecho de que se pudiera ir caminando de una sede a la otra contribuyó al éxito del evento.
A decir de Juan Pons, Secretario de Turismo y Desarrollo Económico del Ayuntamiento y miembro de PROCENTRO AC, un organismo que aglutina 24 negocios que buscan sumarse a la promotoría cultural, las condiciones están dadas para que estos sitios se conozcan cada vez más y piensa que “Primer Cuadro”, el periódico de próxima aparición dedicado a comunicar lo que sucederá en el centro de la ciudad apoyará enormemente la consolidación de estas empresas culturales allí concentradas. Para dicha publicación preparan textos Fernando Hidalgo, Eleonora Isunza y Carlos Lavín, entre otros.

3.
Bajo el mismo esquema de autogestión del evento artístico, pero sin apoyos económicos de fuera se dio también la segunda edición de Solar - Estudio Abierto, una propuesta de artistas pensada para que la gente pudiera consumir obras artísticas de las dos maneras en las que esto se hace: admirándolas y /o comprándolas. Ubicados en el edificio en el que está la Sociedad de la Beneficencia Española (Hermenegildo Galeana 6 – Centro) abrieron sus puertas 6 antiguos departamentos habilitados como talleres y como galerías; en estos se expusieron básicamente piezas de corte conceptual, no sólo porque se trata de alumnos egresados del Centro Morelense de las Artes que cuentan con una preparación de excelente nivel, sino porque no han dejado de mirar allende las fronteras para trabajar cada uno un lenguaje articulado entre la posmodernidad y lo personal.
Jaime Colín expuso lo que le ha venido dando tanto respeto y admiración, me refiero a sus paper cuts, en este caso de vistas aéreas de ciudades; Gabriel Garcilazo un políptico de dibujos con acuarela basados en imágenes que hablan de las relaciones entre la alquimia y la comida procesada; Minerva Ayón mostró dibujos con cinta y una mica que provocan distorsión, además de cerámica utilitaria que termina siendo escultura; Luis Hidalgo expuso traducciones de archivos digitales a la pintura y la cerámica y una instalación con éstas mismas piezas y Pavel Mora mostró el resultado de la edición de la obra gráfica de los alumnos de su taller personal, un conjunto de grabados pensado para que los creadores realicen piezas que cumplan con los requisitos que piden ciertas becas y concursos. Como vemos, la autogestión  de proyectos y de espacios es afortunada en nuestro estado y si algo hubo que criticar fue el hecho de que las exposiciones del viernes se inauguraron casi todas a la misma hora, lo que impidió que el público viera todo lo que había que ver.

Por: María helena Noval /  helenanoval@yahoo.com.mx