1.Curiosa es la comunidad artística morelense: NO se nos da exigirle al gobierno el cumplimiento de la obligación que tiene como proveedor de productos del espíritu y la inteligencia sensible (léase CULTURA) y más ahora que tenemos LEY DE CULTURA Y DERECHOS CULTURALES,  no obstante, sí se nos dan, afortunada y generosamente, el apoyo moral, la solidaridad y la organización cuando se necesitan. He dicho en este espacio, que “los amores del arte” son diferentes a los demás, que la gente culta por su naturaleza, por su alimento emocional es empática, acaso más sensible que el común denominador.
Lo digo porque este próximo sábado 17 de marzo se llevará a cabo una exposubasta como homenaje al Maestro Armando Kramsky, quien anda con problemas de salud, en el Auditorio de La Casona Spencer, a las 5 de la tarde. Detrás de esto la Fundación Comunidad de Gabriela Videla (expertos en trabajo comunitario), la reconocida fotógrafa Maricela Figueroa Zamilpa y los promotores culturales César Guerra y Miguel Izquierdo.
Sabemos que a este formador de generaciones de artistas morelenses no se le ha reconocido como se merece, ni con una colectiva de sus alumnos montada en El Borda, ni con un volumen que dé cuenta de su trabajo.  Tal estado de cosas, porque a pesar de que el maestro ha impartido clases de composición trasladándose a Cuernavaca, desde la Colonia Roma en la hoy CDMX, desde hace 30 años, no acostumbramos a reconocer la labor pedagógica, no se entiende la importancia de la impronta que deja en nuestra memoria la reflexión estética de la gente que sabe “ver”.
2.Armando Kramsky Coello nació en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, se formó en La Esmeralda al lado de los reconocidos maestros Santos Balmori Picazo, Raúl Anguiano, Óscar Menéndez, Leopoldo Flores y el restaurador Manuel Serrano, formó parte del Grupo Tamaxcalli, es autor del mural dedicado a las razas en el Museo de Antropología y como profesor de composición en el IRBAC (Instituto Regional de Bellas Artes de Cuernavaca, antecedente del Centro Morelense de las Artes), en donde colaboró con Guillermo Monroy y Alejo Jacobo, contribuyó a “hacerle ojo” a artistas de la talla de Francisco Maza y Eduardo del Río “Rius”, entre muchos otros, incluyendo a quienes están organizando el evento y donando obra, pues para el maestro sus alumnos son como sus hijos.
3.Esta tarde de domingo que hablo con la Maestra Figueroa Zamilpa para conocer los detalles del evento, me entero de que amorosamente más de 50 creadores han donado ya obras que van de los $500 a los $35,000, con la idea de que el homenajeado reciba no menos del 50% de lo recaudado. Entre los donadores Leonel Maciel, Octavio Cuéllar, Fernando Soto, Víctor Gochez, Enrique Torres Agatón, Efrén Galván, Pilar Hinojosa, Adriana Puente, Carlos Marín, Alejandro Aranda, Flor Molina, José Luis Calzada, Priscila Canales, Lúa Rivera, Javier Mariano, Laurencia Evans y la propia Maricela Figueroa, quien ya tiene al experto martillero y el equipo que va a llevar a cabo la subasta.
De la lista de participantes se desprende que habrá una rica selección de trabajos pictóricos, fotográficos, dibujísticos y volumétricos. Lo que falta, querido lector, es la buena voluntad de usted para que se junten los compradores necesarios para que esta labor altruista no sólo sea eso (el maestro Kramsky además cuida de una hermana mayor que vive con él) y contribuya a incentivar el mercado de obras de arte en una entidad como la nuestra, poblada de gente talentosa y sensible. Yo con mucho gusto voy. ¿Nos acompaña? Fin.