compartir en:

Noé Náñez no pasa por alto las dudas que despierta la comercialización de los desechos y, aclara. Se trata de un proyecto, cuyo objetivo es reducir las emisiones contaminantes al ambiente por la disposición de la basura y resolver el problema de los pasivos ambientales acumulados en Morelos durante más de tres décadas.
En ese sentido, la comercialización de los materiales reciclables –muchos de los cuales pueden permanecer en el ambiente por años, sin llegar a degradarse- tiene la finalidad de darles un nuevo uso industrial y de hacer que las plantas sean autosustentables económicamente.
“No vamos a crear un elefante blanco, al que se deba inyectarse recursos para su mantenimiento, son plantas autosustentables que generarán sus propios recursos”, precisa.
El decreto del Presupuesto de Egresos del gobierno del estado para 2017, aprobado por el Congreso, facultó a la SDS para formalizar la concesión por un periodo de 30 años. Nañez González indicó al respecto que de lo que se trata es que expertos en el proceso de valorización de la basura se hagan cargo con la inspección de la SDS.
Por Antonieta Sánchez