compartir en:

Desde hace más de treinta años los mexicanos hemos sido bombardeados con toda clase de agresiones que están a punto de lograr que alcancemos a tener desamor por nuestro País. ¿Qué sucede con el nacionalismo de nuestros gobernantes? ¿Qué no se sienten mexicanos? ¿Por qué agreden tanto al pueblo con nuevas leyes negativas y sus actitudes en todo momento en contra de los intereses e integridad de la ciudadanía? ¿Qué daño les ha hecho nuestro México para que sean insensibles a sus problemas y a su nacionalidad?
En este país “hay gato encerrado”. No es creíble que los que antes defendían o por lo menos respetaban a nuestro México, hoy lo agredan como si quisieran que fuera desapareciendo del planeta; pues sin más razón que la sinrazón, nos están agrediendo como Nación y como seres humanos, indefensos ante las absurdas decisiones de la elite gobernante que cada día nos vuelven más ignorantes, más miserables y más enojados, que no de mal humor, como dijera el presidente Peña Nieto, si no realmente enchilados.
¿Cómo es posible que el secretario de Educación Pública de la orden de que a todas las escuelas del País les esté prohibido que sigan haciendo los Honores a la Bandera cada lunes? ¿Pues qué daño le hizo nuestro Lábaro Patrio? ¿Por qué han desaparecido la clase de civismo en las escuelas de gobierno? ¿Será porque quieren que sigamos siendo ignorantes de nuestro entorno y de nuestra historia? ¿Por qué nos está pasando esto?
¿Para qué hacer ese programa de “Cruzada contra el Hambre” con compañías trasnacionales en lugar de revivir el campo y ponerlo a trabajar para que tengamos comida suficiente para la auto alimentación. Que desaparezcan esas compañías mineras, las que destruyen nuestras tierras y nuestros mantos acuíferos y también las termoeléctricas.
 Debemos encontrar una gesta histórica que nos dé luz, que nos recuerde que debemos luchar por nuestros principios: dejen que el campesino trabaje la tierra que todos los mexicanos comamos de ahí. Hay que defender La Soberanía del País, la Solidaridad Internacional, así como la defensa de nuestros recursos naturales y de nuestro territorio. El controlar a los almacenes extranjeros y evitar que escondan los alimentos y evitar el desabasto de alimentos y medicinas.
De esa forma les vamos a dar trabajo a los millones de mexicanos indocumentados que Trump. Sólo hay que darles una oportunidad y se sepa que al País lo debe conducir un mexicano.
Y en lugar de unas enormes carreteras para esos lujosos autos o el costoso aeropuerto que, según los especialistas, se puede hundir en pocos años por ser una laguna, deberíamos tener transporte de servicio público eficiente para la población que no tiene auto.
Qué dice de esto la Organización para la Cooperación Económica (OCDE), la que también se encarga de que los estudiantes se hagan bolas al tratar de aprender dentro de un Programa Internacional de Evaluación de los alumnos, (PISA) con la premisa: “Hasta qué punto los alumnos de la educación obligatoria han adquirido algunos de los conocimientos y habilidades necesarias para la participación plena en la sociedad del saber”. En ese programa, el último lugar entre los países participantes lo obtuvo México. La Academia responde que están así porque no hay aliciente para aprender en la escuela, ya que en la primaria y en algunas secundarias les está prohibido a los maestros reprobar a sus alumnos  ¡¿?!  Se piensa que la OCDE más que ser una institución es una máquina para hacer ignorantes y de seguro, es un aparato promovido por las grandes corporaciones internacionales.  
Que hay alumnos mexicanos muy avanzados en matemáticas y en robótica sí, pero como casi siempre aquí les falta apoyo se quedan en el extranjero. Es una cosa parecida a cuando se llevan a estudiar a los hijos de los políticos, para que aprendan a gobernarnos y nos sigan manteniendo pobres e ignorantes y así no tengamos el conocimiento de lo que es bueno para nuestro pueblo y les vayamos a reclamar cuando estén en el poder.
 Nos hacemos cientos de preguntas y las respuestas nos las da el gobierno: “lo que pasa es que la economía mundial anda de cabeza”, “sucede que el mexicano es muy flojo y aunque termine una licenciatura no quiere trabajar” o “es porque la corrupción es parte de nuestra cultura” o “la culpa es de los maestros disidentes” o “los padres no les enseñan bien a sus hijos”.
Todos sabemos que los gobernantes siempre se llenan las bolsas de dinero y nadie dice nada porque seguíamos estando bien y éramos felices, pero ahora, no sólo se están llevando el dinero, sino que nos van a seguir dejando en la completa ignorancia, sin nacionalidad, sin dignidad, en la absoluta pobreza y sin esperanza alguna de salir de esta encrucijada.
El motivo por el cual sube la gasolina nos afecta a todos, porque con el alza también se vuelven más costosos los productos derivados del petróleo. El porqué de la devaluación del peso y su depreciación nos afecta fuertemente, al igual que el resto de los energéticos, el agua, el peligro de privatizar la educación y los centros de salud, pues ya están desapareciendo las medicinas genéricas y quedarán sólo las de patente a precios desorbitantes.
Este está siendo el sexenio en el que más dinero se ha ido por la alcantarilla que en los sexenios anteriores; en deuda externa, para la que se tiene que pedir más dólares prestados y así poder pagar a penas los intereses, además de la deuda interna que está ligada a la primera; se ha ido en políticos ladrones sin recuperarse los bienes ni haber castigo, en contratos a familiares y amigos, así como la venta de las petroleras, además de los costos al erario cuando la Marina llegue a nuestras costas a cuidar los intereses de las trasnacionales.

Por: Rafael Benabib / [email protected]