compartir en:

Enviamos estas líneas para que el Senado de la República recuerde que se debe a México y que como servidores públicos y representantes de nuestro País, rechacen de inmediato el peligroso Acuerdo de Cooperación Transpacífico (ATP) que ha mandado el gobierno federal para que ustedes recaben en las audiencias públicas opiniones sobre el acuerdo mencionado, el cual va a afectar a nuestro pueblo entero.
Las grandes empresas multinacionales tuvieron acceso a los puntos que de ella se trata y están tomando ventaja para su propio beneficio, pues como el acuerdo se hizo, al igual que el Tratado de Libre Comercio, en completo secreto, este grupo obtuvo información privilegiada.
Tal Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica está firmado por doce naciones de la Cuenca del Pacífico y no sólo se trata de un acuerdo comercial, sino que tendría como resultado la entrega de la Soberanía Nacional a los Estados Unidos, a los Países Ricos y al pulpo financiero globalizador, que afectaría a México y a otros países en desarrollo.
El resultado del ATP sería un desastroso golpe para la sobrevivencia de México, en especial de la pequeña y mediana empresa y de miles de trabajadores, en cuanto a la soberanía de todos los ciudadanos involucrados en el ATP y en especial de nuestro País.
En cuanto a México se refiere, sus puntos principales son el control de los derechos nacionales e internacionales de nuestro territorio, de nuestras leyes y de nuestro país. Entre ellos se encuentra la liberación de los aranceles entre doce países que integran este tratado y por el momento son: Chile, Nueva Zelanda, Brunei, Singapur, Australia, Canadá, Japón, Malasia, Perú, Vietnam, México y por supuesto, Estados Unidos, el cual es el promotor principal.
En 2002 hubo una junta de cuatro países en la que se convino eliminar hasta el 90% de los aranceles de cada uno y tenía como fecha límite del 2006 al 2015, pero este acuerdo se renegoció en febrero de 2015 en Aukland, Nueva Zelanda.
Con este acuerdo se intenta poner severas limitaciones a los pueblos firmantes en su capacidad para que los mismos definan sus políticas públicas, buscan regular los ámbitos de la propiedad intelectual, los programas sobre la Agricultura, Aduanas, Bienes Industriales, Reglas de Origen, Servicios, Textiles, Servicios Financieros, Movilidad de personas de negocios, Inversión, Telecomunicaciones, Competencia / Empresas Comerciales del Estado, Comercio y Medioambiente, Compras de Gobierno, Derechos de Propiedad Intelectual, Comercio y Trabajo, Medidas Sanitarias y Fitosanitarias, Obstáculos Técnicos al Comercio, Remedios Comerciales y Temas Legales/Institucionales.
Dicho tratado ATP es excesivamente agresivo contra los países  emergentes o en desarrollo. El control de la agricultura es aberrante. ¿Qué le van a controlar a Brunei, a Singapur o a Malasia en este ramo? ¿O a México le van a seguir diciendo que sembrar y que no? ¿Cómo se pretende que se controlen las aduanas, será la ONU, la OEA o alguno de los gobiernos que firman el tratado? ¿A quién va a beneficiar el control de los bienes industriales, a Estados Unidos, a Japón y/o a Canadá? ¿Con quién vamos a poner Reglas de Origen y textiles? ¿Con Malasia y Vietnam, quienes son nuestros más feroces competidores? ¿Quién se va a encargar de regular los Servicios Financieros? Sólo Estados Unidos y un poco Japón. ¿Para qué quieren que haya Movilidad para las personas de negocios e inversión? si sólo unos cuantos mexicanos invertirían en el exterior, mientras las inversiones hacia nuestro País sin control serían mounstrosas. ¿Cómo vamos a competir en telecomunicaciones con Estados Unidos, Japón y Canadá?¿Quién los va a controlar si se meten con las empresas del Estado; en las compras de gobierno, en los derechos de propiedad intelectual de toda índole, como en los productos medicinales de los laboratorios, donde se prohíben los medicamentos Genéricos y sólo se usarán de patente ¿O sólo los ricos sobrevivirán a los precios de las medicinas? ¿En los derechos de autor sin límites, en el control de Temas legales e institucionales?¿ O van a cambiar nuestra constitución para evitarle a México el derecho de usar instancias internacionales?
El resultado de esta reforma llamada Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, tendría repercusiones inimaginables para México y sería desastroso si el Senado de la República llevara a cabo su aceptación.
Por esas y otras razones con las que perjudicaría a la Nación en su desarrollo y en su sobrevivencia durante los próximos 200 años, sería suicida que se aprobara dicho tratado.
Con tal motivo, una gran cantidad de organizaciones en toda la República está protestando frente al Legislativo para que no se llegue a aprobar dicho tratado. Entre ellos, comisiones de derechos humanos, organizaciones no gubernamentales, ambientalistas, campesinas, indígenas y sindicales las que han advertido de los riesgos que conlleva el aprobar ese tratado.
Dentro de este acuerdo, ninguno de los países puede modificar alguna cláusula de este documento, por tanto el Poder Legislativo o lo acepta o lo rechaza. Se espera que con todo el nacionalismo mexicano, siga imperando en los máximos representantes de la sociedad mexicana el mínimo amor a la Patria y el salvaguardar la profundidad del sentido de Estado y los Senadores, quienes son los que tienen en sus manos esta responsabilidad, le respondan a la Nación y pasen a la historia como los salvadores de esta hecatombe para el presente y el futuro de nuestro México.  
Senadores de la República, en sus manos está el presente y el futuro de nuestra Patria, estamos orgullosos de su mexicanidad. Y un acto de verdadero nacionalismo, será el rechazar dicho Acuerdo Transpacífico.

Por: Rafael Benabib / [email protected]