La política tradicional de los Estados Unidos dese hace muchos años ha funcionado a base de hacerse los locos en sus promesas y amenazas ante el mundo, engañando a todos los habitantes del planeta e inclusive a los propios estadunidenses, para hacerlos creer que nada más están dando palos de ciego, pero además, todo mundo se pone a temblar cada vez que al mandatario estadunidense dice algo agresivo o amenazante: las bolsas…etc…
Pero la verdad, según los analistas y los sicólogos, amenazan al mundo con manotazos y declaraciones, como por ejemplo el de hacer un muro, a sabiendas de que no lo tiene pensado construir porque no está loco, ya que sabe que ese no es ningún plan, ni se lo va a permitir el congreso o el pueblo.
El que haya bombardeado el aeropuerto militar de Siria y sólo hubieran seis muertos en un universo de seiscientos trabajadores, porque el presidente Trump decidió sin prueba alguna, que el gobierno de Siria había atacado un poblado lleno de civiles con un gas tóxico, además de haber avisado a Rusia con anterioridad, parece una locura, pero no lo es, ya que la actitud del gobierno estadunidense bombardeo ese aeropuerto para que el gobierno de Putin no siga defendiendo al gobierno del presidente Asad, incluyendo a Afganistán, intentando boicotear la alianza entre Rusia y China, a quienes trata de apartarlos de un tratado entre los cinco países que son: Rusia, China, Irán, Corea del Norte y Afganistán.
Trump no ha podido, junto a su Consejo de Seguridad Nacional, perturbar esa alianza, sino, al contrario, la ha fortalecido, a pesar de la visita del Secretario de Estado, Rex Tillerson a Moscú, sino que hasta ha sido invitado a pertenecer a la Cumbre de “La Ruta de la Seda” en mayo, donde están invitados otros 27 dignatarios.
Trump miente cuando declara que ya se alió con China para resolver el asunto de Norcorea, mientras el Secretario del Ejército general McMaster, se jactó que Trump había logrado que China y Rusia, se apartaran de respaldar a Siria.
Total que la teoría de jugarle al loco es una práctica estadunidense desde toda su vida: La Invasión a México en 1914, fue iniciada por unos marinos que ingresaron por el Río Panuco a “comprar” gasolina para su barco el USS Dolphin, siendo detenidos por marinos mexicanos. El General Morelos Zaragoza ordenó que se les liberara, pero los soldados gringos exigieron que se hiciera honores a la bandera estadunidense, cosa que México se negó a hacer y ese fue el pretexto del presidente Wilson para invadir México con 44 buques frente a nuestras costas. Entre los mexicanos hubo 492 muerto, mientras que los gringos sólo tuvieron 22 bajas.
Igual sucedió con Afganistán y la Unión Soviética que cuando no la pudo atacar de frente, a pesar de tanta propaganda, lo que hizo fue mandarle a su socio petrolero de Arabia Saudita: Osama Bin Laden junto con el grupo de Alqaeda, con miles de millones en armamento, hasta que la pudo destruir. Y ahora lo quiere volver a hacer con el grupo islámico, pero en esta ocasión Rusia no cayó en la trampa y lo está atacando de frente y casi lo tiene diezmado, a pesar de las amenazas de que no defienda a Siria, Rusia ha detenido los embates del EI, mientras que ni Obama ni Trump han cumplido con su palabra de perseguir el terrorismo del Ejército Islámico, ni han sido blanco de ataques de parte de éste, cosa que sí ha pasado en Francia, Bélgica, Rusia y en otros países, menos en Estados Unidos, el que se supone que es su peor enemigo. ¿O será que la venta de armas es más importante que la “democracia”?
Trump amenazó con meter 25 mil soldados en la frontera norte con México, erigir un muro a través de más de 3 mil kilómetros sin importar que daño le podía hacer al medio ambiente, para evitar el paso de indocumentados y no permitir el paso de los narcotraficantes que tanto daño le están habiendo a su pueblo, pero otra vez nos está haciendo creer que está loco o es estúpido, pues él como gran empresario que es, sabía que esa era un sueño guajiro. Una persona más o menos cuerda sabe que la droga se puede enviar por aire, a través de los miles de túneles, por mar o por otros países como Canadá, Europa, los miles de cruceros que surcan El Caribe y por el resto del mundo.
Sin embargo, falto a su palabra o se hizo el loco, ahora que está llegando a un acuerdo en que va a terminar con la soberanía de Guatemala y la de México, pues en estos días se está tratando de llegar a un acuerdo entre el Comando Sur estadunidense la cual se estacionará (si no es que ya está) en el Petén, “donde las fuerzas armadas de México, Guatemala y Estados Unidos, impulsan un proyecto de suma importancia de fuerza de tarea de su frontera común para llevar a cabo patrullajes terrestres, aéreos y de reconocimiento para el intercambio de información e inteligencia para combatir al crimen organizado, reveló el General Juan Manuel Pérez Ramírez, jefe del Estado Mayor de la Defensa de Guatemala”.
Sucede que  el Comando Sur estadunidense ya forma parte de la frontera común entre México y Guatemala, los cuales “son siete países que forman parte de la conferencia de Seguridad de Centroamérica (CENTSEC), que por primera vez se realizó en México y fue organizada por las Secretarías de la Defensa Nacional y de la Marina, con el patrocinio de los comando Sur y Norte de los Estados Unidos. Una de las bases operativas estará enclavada en el Petén, área estratégica que está enclavada en el río Usumacinta, que hace frontera con México. Este proyecto ha estado siendo planeado desde hace 5 años”.
Nos hacen creer una cosa y nos salen con otra peor. La persecución contra los indocumentados no es contra los mexicanos sino contra todos los latinoamericanos, lo de la locura del muro fue pura farsa, con lo del Tratado de Libre Comercio también se hizo el loco. ¿Ahora qué nueva locura nos harán creer que es una estupidez y cuándo los sacaremos de nuestras fronteras norte y sur? ¿Nos cerrará la frontera al azúcar o sólo está blofeando?

Por: Rafael Benabib / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...