Estamos en un punto donde se puede definir el futuro de nuestro País el que está rodeado de retos, de inminentes peligros y con una enorme cantidad de interrogantes. Entre ellos es la falta de información de la gente que no entiende lo que está pasando y lo que puede llegar a presentarse frente a nuestra Patria durante estos largos tres meses y medio, hasta que el virtual presidente electo sea envestido con la banda de primer magistrado de la Nación.

Aunque las propuestas de Andrés Manuel López Obrador  han estado tomando un giro más condescendiente con sus acérrimos detractores a punto de firmar la pipa de la paz, no ha desaparecido ese dejo de duda de que sus intereses se vean afectados más de lo esperado. Empezando con el país vecino, que quiérase o no estamos en desventaja en economía y en forma de pensar de lo que es una verdadera democracia representativa como la nuestra.

Les siguen los grandes dueños de vidas y haciendas como los que se llevan los primeros lugares en la competencia entre los más ricos del planeta: los dueños de los centro de comunicaciones, de las mineras nacionales y extranjeras, a los que prometió no subirles los impuestos y desde ahora iniciar una nueva relación de mutuo respeto y a partir de ese momento comenzará un camino de “borrón y cuenta nueva”.

 

Otra inquietud es la desaparición del Estado Mayor Presidencial, a cuyos elementos los va a colocar dentro de las fuerzas armadas al servicio de la Secretaría de la Defensa Nacional, cosa que al jefe del Estado Mayor no le gustó mucho que digamos, por los tratos y las prestaciones que recibe desde la Presidencia. Por tanto hay que convencer a través del diálogo y sin violencia.

 

Luego está el nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, en el que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto ya invirtió millones de pesos, entregó contratos a particulares quienes han invertido mucho dinero y tienen construido gran parte de su proyecto. Dice López Obrador que va a respetar todo lo pactado. Sólo va a revisar los contratos. Y aún así, los inversionistas están intranquilos.

Nos encontramos que Andrés Manuel quiere rehabilitar las seis refinerías que hay en el País y probablemente construir una o dos con las nuevas tecnologías en ahorro en tiempo y costo. Pero así se les va a caer el negocio a las de Houston y a las de todo el exterior y en lo interno a los camioneros transportistas de dicho energético.

 

Unos enemigos más afectados por esas medidas son los “huachicoleros”, a los que van a investigar quiénes son, cómo lo hacen con toda la impunidad frente a las autoridades, las que no tienen control de cuánto le sirven y cuántos litros venden ni dentro de sus propias estaciones de servicio de Pemex.

 

Le sigue el mal ejemplo que este gobierno le va a dar a la población estadunidense que ya está hasta la coronilla del sistema neoliberal, mostrándole que si se puede cambiar ese sistema por uno más justo, donde no solamente ganen los grandes capitales, bancos e inversionistas de las bolsas de valores, sino que existen puertas abiertas para una vida mejor, incluyéndolos a ellos y sus familias.

También es un mal ejemplo para los países de Centro y Suramérica así como los migrantes que vienen de esos países y pasan por migración mexicana, quienes los desvalijan y si logran entrar a EE UU ya no traen dinero ni para un mendrugo de pan.

El día de ayer viernes 13 llegaron a México en una visita de cortesía, lo más granado del gabinete presidencial de los EE UU a tener una plática amistosa con Andrés Manuel López Obrador y el gobierno de Trump mandó al grupo de distinguidos visitantes, primero a platicar con el presidente Enrique Peña Nieto y de la una a las dos de la tarde se supone se encontrarían en las oficinas de López Obrador en la colonia Roma. 

Entre ellos llegó el Secretario de Estado Mark Pompeo, el del Tesoro Steve Mnuchin, de la Seguridad Nacional, Kirst Nielsen, así como Jared Kushner, yerno y mano derecha del presidente Donald Trump. También estuvieron Kim Breier Sub Secretaria de Estado para el hemisferio occidental, William Duncan, encargado de negocios en la embajada de Estados Unidos en México, Francisco Palmieri, Secretario de Estado Adjunto para América Latina, Mike McKindey y Carl Rich.

Parece que el presidente Donald Trump se quedó solo en Washington, ya que mando a toda la artillería pesada a hacerle una “visita de cortesía” en la oficina del virtual presidente Andrés Manuel López Obrador, pero Andrés Manuel no es de los que se dejan apantallar.

Del lado mexicano, estuvo acompañado por el próximo Secretario de Gobernación, Marcelo Ebrard, el de Hacienda Carlos Urzúa, el de seguridad Carlos Durazo, los de gobernación Seade Kuri y la futura Secretaria de Economía Graciela Márquez, así como la futura Embajadora de México en Estados Unidos, Martha Barcena.

¿De qué habrán tratado; de la migración, del Tratado de Libre Comercio, de la seguridad? Hasta el momento de cerrar esta columna, todavía no se sabe de qué hablaron, pero de seguro vinieron a presionar al virtual presidente y López Obrador, en lugar de aceptar alguna discusión, les entregó una carta para Trump, con lo que pensó que debía tratarse la reunión: TLC, migración y seguridad.

En toda la historia de México, jamás se ha visto una votación tan copiosa y, que democráticamente la izquierda haya ganado por tan amplio margen; y por eso el uno o dos por ciento de la población está indecisa o contra él, razón por la cual debemos arroparlo de cualquier agresión de las que los mexicanos sabemos que suceden.

“Yo no necesito guaruras ni policías que me protejan, pues a mí me cuida el pueblo”, contesta cuando le preguntan por su seguridad, pero son demasiados los intereses y él ya les leyó la cartilla a los nuevos presidentes municipales y en especial a los gobernadores electos. A pesar de ser mayoría en el Congreso, prometió no mayoritear y va a escuchar con atención las opiniones de la oposición. En fin que si la gente repite los ejemplos que él nos ponga, vamos a hacer de este México un hermoso País.

Va de cuento
Rafael Benabib
[email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...