México sirvió como un round de calentamiento sobre la práctica de cómo hacer la primera guerra del siglo XXI durante la campaña para la presidencia del señor Trump en los Estados Unidos, pero como ahora ya no tiene contrincante, lo único que logró fue agitar el nacionalismo estadunidense hacia un conflicto bélico contra quien se deje, ya que casi todos los de su país piensan que la solución para la crisis económica, el desempleo y la falla del neoliberalismo, es la guerra, el vender armamento, aviones, misiles y echar a andar una guerra mundial que quién sabe si se podrá evitar.

Primero nos amenaza con sus 25 mil soldados frente a nuestra frontera, pero como no encontró resistencia buscó por otras partes. Comenzó por acusar a Corea del Norte por sus pruebas con misiles y que si así continuaban Trump no se quedaría con los brazos cruzados. Luego se efectuó un ataque con armas químicas sobre un pueblo sirio, del cual nadie sabe quién fue el responsable, pero el Pentágono de inmediato culpó al gobierno sirio y Trump mandó 59 misiles a destruir un aeródromo militar sirio, no sin antes avisarle a los rusos para que no hubiera mayor tensión entre los dos países y así, los rusos les avisaron a los sirios y al destruir todo un aeropuerto, sólo murieron 6 de ellos.

Putin no tardó en advertirle a Estados Unidos, que si se metían militarmente con Siria era como si lo hicieran contra Rusia. En respuesta, Trump dijo que quería asegurar un pacto con el Kremlin para tener su respaldo contra Corea del Norte, Irán y China y le envió al Secretario de Estado, Rex Tillerson a relajar las tensiones por el ataque a Siria con el vicecanciller, Servei Lavrov, con quien tuvo pláticas durante 5 horas en las que el estadunidense no logró calmar la furia del ruso del ataque a Siria y lo dicho por Trump: “o están con nosotros o están contra nosotros”, como si fuera un partido de futbol. Y Lavtov lo mandó a la porra (No se cómo se dice en ruso).

De todas maneras Tillerson se reunió con Vladimir Putin en el Kremlin, quien lo recibió por cortesía y durante una hora y media dejó abierta una puerta para encontrarse con el presidente Trump. En una presentación ante la televisión, Putin expresó que las relaciones entre los dos países estaban más tensas que en el tiempo del presidente Obama, pero que de todas maneras le gustaría platicar con el presidente de Estados Unidos para saber si todavía se pueden suavizar las relaciones, a pesar de que los republicanos le están apostando a una guerra convencional, sin armas nucleares pero si de debilitamiento.

Y luego el vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer afirmó que “ni siquiera Hitler cayó tan bajo como para usar armas químicas”, comparando el Holocausto, con sus cámaras de gas donde murieron 6 millones de judíos, además de gitanos, homosexuales, discapacitados, comunistas y contrarios a la política de extinción de todo quién no fuera de raza “aria”, que es lo que Trump quiere hacer con los estadunidenses, el que sólo existan los Blancos Anglo Sajones protestantes (WASP), llevándose por delante a los musulmanes, a los latinoamericanos, a los negros, a los asiáticos y que sólo los WASP rijan este mundo, como lo quería hacer Hitler.

Otra de las guerras que anda buscando es con Irán, por su petróleo, con Corea del Norte, del cual no conoce la historia de la guerra de Corea ni su paralelo 38, de donde salieron con la cola entre las patas, igual que en Vietnam, donde perdieron a miles de jóvenes por una guerra expansionista que ni era de ellos.

Por otra parte, de dónde van a sacar la carne de cañón para sus intervenciones militares, si ya están corriendo a todos los indocumentados, quienes les trabajan la tierra y logran que sus productos sean los más vendibles del mundo por la mano de obra barata y su habilidad en todo tipo de trabajo, a los musulmanes que han llevado el conocimiento en el plano de lo más interesante de la literatura y la investigación y más etcéteras.

El peligro que representa Donald Trump para la humanidad no tiene parangón. Promete llevar a cabo todo lo que expresó durante su jornada electoral. (Para los gringos Prometer es Jurar) y si prometió terminar con la economía de México, ya lo está cumpliendo, si prometió terminar con los sirios socialistas lo está intentando, perseguir al Ejército Islámico al que quién sabe por qué no lo ha atacado, sino que lo defiende de los rusos, de los sirios y de los turcos, al grado que Turquía ya se quiere salir de la NATO. 

¿Será porque EEUU le entrega pozos petroleros y le vende muchas armas al Ejército Islámico para ablandar a Rusia como lo hizo con Al-qaeda y Obama Bin Laden, (Una poderosa familia petrolera en Arabia Saudita y socia de los Bush), quien sí ayudó al resquebrajamiento de la Unión Soviética? Sólo que los rusos aprendieron la lección y esta vez no cayeron en la trampa. Sin embargo Trump sigue diciendo que va a acabar con el Ejército Islámico, mientras le pide a Rusia que no se meta contra ellos. La gente alrededor del orbe se pregunta: ¿Quiénes son los verdaderos terroristas?

Total, que la política se basa en la economía, en la expansión territorial de cada uno de los países y en la fabricación de armamento de todo tipo para ser usado en guerritas como la de Felipe Calderón en México o hasta llegar a una conflagración mundial.

Y todo esto es a corto plazo, pues la venta de armas deben de ser pagadas por adelantado, está prohibida una política ambiental porque va en contra de los intereses de los dueños de las minas del gas hale. Y especialmente de las minas de carbón que es el elemento que proporciona la mayor cantidad de energía que se usa en Estados Unidos, por lo que la acumulación del petróleo es para tener sojuzgado al resto de los países del mundo. Por eso ellos quieren hacer la guerra lo antes posible.

Va de cuento
Rafael Benabib
[email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...