La gente está proponiendo que en lugar de tener elecciones este 1º. de julio, los políticos, los narcotraficantes, los economistas, los empresarios y los candidatos a la presidencia, se reúnan para ponerle precio a la Nación y venderla lo antes posible, porque entre las Reformas Estructurales, los Tratados de Libre Comercio con América del Norte y el Tratado Transpacífico TPP 11 terminen con lo poco que queda de nuestro País.
Se piensa profundamente que las altas autoridades están dedicadas a desmantelar a México y que éste, antes de que se devalúe en su totalidad, se venda al mejor postor con todo y los ciudadanos mexicanos.   
Las famosas reformas estructurales ya dejaron a México en la Chllla: Nos quedamos sin petróleo por esa decisión de vender nuestros pozos petroleros con reservas probadas, incluyendo su infraestructura, con excepción de las instalaciones de Pemex, porque de su destrucción, el gobierno, DeChamps y nosotros nos encargamos al no hacer nada para remediarlo.
Lo mismo pasó con nuestro olvidado campo, muy bien aprovechado por las compañías mineras, especialmente las canadienses, quienes entre todos, legalmente y con la ayuda de las autoridades, ya no dejaros donde sembrar una sola hectárea.     
La reforma educativa está funcionando a la perfección. Los jóvenes ya no saben lo que quiere decir patriotismo, cultura en general, civismo, lectura, historia de México, del mundo ya no digamos comportamiento como individuos que viven dentro de una colectividad llamada Nación.
Un México que se quedó sin dinero, gracias al regalo que se les dio a los bancos extranjeros, cuyas ganancias se van directamente al País donde se encuentra su matriz, con la excepción de uno o dos, todos son extranjeros y ninguno reinvierte sus ganancias en México porque nuestra economía no está boyante por causa de ellos mismos y en complicidad con el gobierno mexicano, hacen de sus clientes lo que les da la gana.
En cuanto a la reforma laboral, un sólo ejemplo es suficiente para conocer lo que está pasando en todo el País: el despido de 1150 trabajadores de la fábrica de autos en Cuernavaca, en menos de un año. De los 4822 que tenía en su nómina hace un año. Además de los maestros, los electricistas y un montón de obreros en todas las áreas.
El Tratado de Libre Comercio está esperando ser firmado contra los intereses de nuestro País, dejándonos en completa indefensión en cuanto a productos medicinales, alimentos importados a precios muy altos, el porcentaje de materiales para la industria automovilística de un 65 por ciento a un 85 por ciento que se usa en la industria automotriz serán producidos en EEUU y del 35 por ciento de partes que se fabrican en México para los autos que se exportan a ese País, ahora sólo se usará un 15 por ciento de piezas que se hacen en nuestro País.
¿Se llevarán toda esa maquinaria con la que se hace la maquila, pondrán a trabajar a los cientos de obreros que se van a quedar sin chamba? ¿O Trump se los piensa llevar al otro lado para que pasen de “indocumentados” y poderlos repatriar como ilegales? Es una mentira más de Donald Trump lo del superávit de millones de dólares que México tiene sobre Estados Unidos, pues si importamos el 85% ¿cómo podemos tener un superávit al vendernos casi todo lo que en México consumimos?
Luego está el acuerdo que el presidente Peña Nieto envió al senado para su acuerdo el que se llama TPP-11, el cual va a terminar con la industria textil, del acero y del calzado en caso que se ratifique el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP-11, pues eran 12 con Estados Unidos, el que se retiró y dejó colgado a México frente a esos países, cuya producción está subsidiada por sus gobiernos y que en su mayoría son productos chinos de muy baja calidad.
Entre ellos está Vietnam y Malasia, los que triangulas productos y realizan prácticas ilegales, como lo en Vietnam los que tienen exceso de subsidios y venden sus saldos de producción la cual un 100 por ciento de esa mercancía es de origen chino.  Por cuanto la industria textil y del vestido, cuya casi quiebra en la industria mexicana se sufrió en 1993 con el primer Tratado de Libre Comercio que firmó Salinas de Gortari, nos van a volver a invadir con precios a la mitad de lo que le sale a la industria zapatera. Tan sólo la importación de estos tipos de mercancía le costará a México un desempleo de 150 mil trabajadores.
Para tener una idea del poderío que tiene Vietnam sólo en este ramo, que ese País hace diez años exportaba mil millones de dólares y en 2017 exportó 30 mil millones de dólares y sin el TPP-11 y proyectan que para 2020 la industria textil tendrá una producción exportadora de 50 mil millones de dólares. El Presidente de la Industria del Calzado advirtió que se enfrentarán a las industrias del calzado más grandes del mundo, respaldadas por China.
El presidente de la Industria del hierro y del acero, Francisco Vogue, comentó que el dolor de cabeza que tienen los productores de hierro y acero en México, es la importación que se está haciendo desde China a través de Vietnam el cual vende el acero más bajo que el costo, con los subsidios que tienen las Empresas del Estado, haciendo un tremendo daño a la economía del País. Aun así, el gobierno federal está enviando este tipo de “acuerdos” para que sean votados en el Senado de la República y dejar más destrozada la economía de nuestro México.
A todo esto el viernes pasado EE UU, Francia e Inglaterra, lanzaron un ataque sobre Siria por “supuestamente” haber usado armas químicas contra sus opositores en su propio pueblo. Sin embargo nadie sabe a ciencia cierta si fueron armas químicas lanzadas desde Siria o del exterior o de alguna fuerza contraria al presidente sirio.
De todas formas estamos en un momento incierto y peligroso en medio de unas elecciones turbulentas y un loco que ataca países sin motivo alguno.

Por: Rafael Benabib / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...