El oriente asiático y varios de los países que pertenecen a la Unión Europea, quieren ser parte del Nuevo Grupo de Shanghai, lo que ahora se denomina La Organización de Cooperación de Shanghai  (OCSh).
Además de ser un contrapeso contra la hegemonía de los Estados Unidos en el plano económico, político y militar, este nuevo grupo intenta poner fin al armamentismo mundial, el respeto a las culturas locales del planeta y posiblemente sea el giro hacia un nuevo tipo de economía que tanto necesita el mundo.
La Organización de Cooperación de Shanghai (OCSh) fue fundada en 1996 por los líderes de la República Popular China, Rusia, Kazajistán, Kisgustán y Tayikistán. Posteriormente, en 2001 se unió Uzbequistán y después la India y Pakistán en 2017, quienes ingresaron durante la 17 trascendental reunión cumbre en Astana, capital de Kazajistán.
Estos países habían sido conocidos como el Grupo de los Cinco de Shanghai. En 2006 la OCSh declaró no ser un bloque militar, sino un grupo de países que buscan le seguridad regional contra el terrorismo, el separatismo y el extremismo. Ya existe una oficina encargada del antiterrorismo desde 2014 en RATS con sede en Uzebekistán, en especial contra el tráfico de estupefacientes.
Sin embargo, el ejército de los países miembros ya han llevado a cabo maniobras militares conjuntas con seis de los miembros en el grupo y en forma bilateral lo han hecho Rusia y China. En agosto 7 de 2007 La OCSh realizó unos ejercicios militares en los Montes Urales con 6 mil efectivos con la participación de Rusia y China. Estos ejercicios tenían como objetivo principal el antiterrorismo y terminaron el 17 de agosto de ese mismo año.
Se estableció un acuerdo de Libre Comercio entre esos seis países miembros de la OCSh y se señalaron 100 medidas para facilitar el comercio en la región. En 2006, en la junta de Moscú de la OCSh, se acordó dar prioridad a los proyectos energéticos conjuntos y la creación del Consejo Interbancario entre todos los miembros de la OCSh.
Los Ministros de Cultura de cada uno de los integrantes, pretenden fomentar la cooperación cultural. La reunión tuvo lugar en Pekín y dentro de la OCSh se han hecho muestras de arte y festividades culturales.
Otros cuatro países están queriendo ingresar al grupo de shanghai y por el momento sólo son observadores: Afganistán, Irán , Mongolia y Bielorusia. Esta última pertenece a la Unión Europea y Rusia sólo le ha permitido ser parte de los observadores.
China dicen que la sobre expansión podía ser perjudicial para la cooperación. Varios países desean salirse de la Unión Europea e integrarse a la OCSh, como Serbia que está en conflicto interno en cuanto a ser observador de la OCSh y luego miembro con todos los derechos y obligaciones como lo acaban de hacer con La India y Paquistán. También la OCSh tiene como “observadores de diálogo” a: Azerbaiyán, Armenia, Camboya, Nepal, Turquía y Sir Lanka.
La mayoría de los observadores y analistas consideran que la OCSh tiene como objetivo principal hacer un contrapeso a la Organización del Tratado del Atlántico del Norte (OTAN) y a las amenazas de los Estados Unidos. Las guerras de Afganistán e Irak condujeron a la presencia de tropas estadunidenses en Uzbekistán, Tayikistán y Kirquistán. La OCSh ha hecho un fuerte llamamiento a los Estados Unidos para el establecimiento de la retirada de las mismas.
Alexander Dugin, ideólogo ruso, comentó que la OCSh no se crea como una OTAN asiática, sino como una estructura euroasiática que se opone a la globalización. Es la unión de estados asiáticos que poseen una enorme capacidad económica y grandes fuerzas estratégicas; es un serio paso hacia la formación del mundo multipolar y no unipolar en el que la mayoría de los países viven actualmente bajo el control de un solo país: EE.UU.
Dugin coloca a la OCSh como fuerza de equilibrio frente a la imposición de la potencia económica y militar de los Estados Unidos; pero no como su enemigo, sino como su competidor, al cual ninguna de las fuerzas externas podrá vencer. Si la OCSh elabora una postura solida frente al terrorismo, significará que se resuelve fácilmente el conflicto sirio.
Los jefes de la organización de Cooperación de Shangahi, han encargado al grupo de trabajo para cuestiones energéticas, que les sea entregado el reporte del avance en breve plazo en la creación del Club Energético de la OCSh, dirigido por Rusia y Kasajistán. El jueves 15 de junio se reunieron, Rusia, Kazajistán Kirguistán, China, Tayikistán y Uzbekistán, mientras que la India, Irán, Mongolia y Paquistán fueron observadores.
Ahí se terminaron de constituir grupos en materia energética, tecnología de la información y la última tecnología y se procedió a crear El Fondo de Desarrollo de la Colaboración Económico-Comercial en el marco de la OCSh.
Este grupo no ha sido dado a conocer por los medios occidentales o se ha dado muy poca información al respecto, porque los países globalizadores están asustados por las repercusiones económicas y geopolíticas que esta unión les va a causar. Comenzando por todos los intereses que EE.UU. e Inglaterra tienen en todo el oriente de Asia, ni tampoco le conviene que sus enemigos naturales como Irán, Afganistán, Irak y Rusia, estén cobijados por una organización liderada por las potencias Rusia y China. ¿Traerá la OCSh el Nuevo Equilibrio Mundial?  

Por: Rafael Benabib /  [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...