Durante estos últimos treinta años los países miembros de la comunidad mundial, tienen una impresión heterogénea de nuestro País, ya que todo depende de la propaganda que se haga dentro de las noticias que a cada estado le convenga de nuestro sistema político. Porque no se piensa lo mismo en Corea del Norte, ahora que le corrimos a su Embajador, a Brasil, cuyo gobierno está más que complacido con la actuación del gobierno de México por su trato con Oldebrecht. De la misma forma está Argentina, quien aplaude que hayamos privatizado nuestro petróleo al igual que ellos o al presidente de los Estados Unidos Donald Trump, quien aparentemente odia a México y a sus inmigrantes y nos avienta todo tipo de injurias.
¿Qué pensarán los venezolanos de las críticas que México le ha hecho al presidente Maduro sin razón alguna? O de tantas injerencias del gobierno de México hacia la vida interna de varios otros países.
¿Qué dirá el pueblo de Guatemala acerca de la visita del Comando Sur estadunidense, del Secretario de Relaciones Exteriores, Videgaray y del propio presidente guatemalteco en su frontera con México? Porque para algo se reunieron ahí.
Y así seguimos con las relaciones de los Estados Centroamericanos cuando perseguimos, robamos y detenemos a los inmigrantes que atraviesan nuestro País para buscar una mejor vida en Estados Unidos y cuando pasan por México lo único que encuentran es un absoluto rechazo por parte de su vecino mexicano. Como los 195 salvadoreños que EU expulsó y que seguramente pasaron a través de nuestra Patria.
¿Qué dice el mundo entero de la corrupción que hay en nuestro País, de la impunidad de nuestros gobernadores?, que aunque sean detenidos en otros países, cuando llegan extraditados a nuestras cárceles, se les imputa delitos menores para que estén libres al poco tiempo o si hay pruebas, la Procuraduría General de la República presenta alegatos mal elaborados para que los indiciados echen abajo toda acusación y al poco tiempo salgan libres por fallas jurídicas.
¿Qué pensarán los europeos de todo lo que le compramos en armamento a EU y a ellos nada?, porque ya les habíamos comprado más de 4 mil millones de pesos desde que comenzó este sexenio y hace unos días les “pedimos” unos lanza misiles, Harpoon 11, 23 misiles tácticos tipo Rolling Air Frame y 6 torpedos de peso ligero tipo MK54 “O”para la marina, si ni siquiera tenemos barcos de guerra ni submarinos.
Además todo este armamento costó mil ochocientos millones de pesos (1,800 millones de pesos mexicanos) al erario, cuando les estamos pagando miles de dólares de puros intereses, pues los hacedores de armamento en Estados Unidos han de estar más que felices que el gobierno de México sea tan puntual en sus pagos sobre los intereses de la deuda sin tocar el capital de la enorme deuda que es tan grande como lo que se lleva el 50% del gasto en toda la República.
Y cómo nos ven los Chinos cuando tratamos de hacer un tren a buen precio, pero por órdenes del exterior se tuvo que cancelar, sin importar que el gobierno haya quedado mal con ellos y tener que pagarles los millones que les toca al haber cancelado la obra.
Todos se preguntan para qué quiere México tantas armas, si la única guerra que se tiene es contra los carteles de la droga y el crimen organizado. Quizá lo quieran para defenderse del pueblo, ahora que está prohibido hacer marchas y manifestaciones en los lugares públicos, los que al quejarse del alza de la vida, se vuelven un peligro para las instituciones y para la Nación.
“Entre otros instrumentos letales, van a mandar especialistas que vengan a mostrar el funcionamiento del equipo técnico y enseñarnos como poder manejar todo ese tipo de armamento, entre ellos llegará personal de apoyo en ingeniería y logística, equipo electrónico asociado al sistema de control para el lanzamientos de torpedos, y otros elementos de logística relacionados al programa de apoyo” (según dice el documento oficial).
Los vendedores de armas en Estados Unidos están muy contentos de que el gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto les haya pedido todo ese armamento, pero quienes están verdaderamente preocupados son los países centroamericanos, suramericanos y del caribe, pues según el periódico “El Tiempo” de Bogotá, Colombia, los países latino americanos están temerosos de que suceda algún conflicto armado cerca de sus fronteras, de otra forma no se explica para qué ha comprado tantas armas México sin tener ningún enemigo en ciernes.
La gente se pregunta si las quiere para revenderlas o para usarlas contra un país hermano, porque ni modo que el Ejército Mexicano, la Secretaría de Marina o la Fuerza Aérea las vayan a usar contra sus propios hermanos, porque entre estas tres corporaciones se encuentran puros mexicanos y estarían masacrando a su propio pueblo.
Existe la posibilidad de que se esté preparando una invasión por parte del Comando Sur de  los Estados Unidos a cualquier país Latino Americano, en el que México se viera envuelto por un mal entendido y el ataque ya no sería directamente del país vecino, sino que nos arrastraría como cómplices en asuntos que no son de nuestra incumbencia.
¿No será que por eso se está construyendo el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NACIM), el cual va a ser el más grande aeropuerto del mundo para menos de 500 aviones mexicanos?; porque si Aeroméxico tiene 420 aviones y hay otros ochenta de las demás líneas y del gobierno ¿Para qué se quiere un aeropuerto tan grande, costoso y en medio de un lago que puede hundirse con la primera nave que intente aterrizar o si no van a traer aviones pesados, entonces para qué se necesita esa mole de aeropuerto?
Por otro lado, el presidente de Estados Unidos nos amenaza con su equipo negociador del Nuevo Tratado de Libre Comercio que se va a levantar de la mesa de pláticas sino y como nos ve presa fácil para que se puedan apropiar del resto de nuestro País sin que nadie reclame.
Y así es cómo se ve México en el mundo.

Por: Rafael Benabib /  [email protected]