Este miércoles 21 de marzo, se movilizaron en Estados Unidos miles de personas para protestar por todo el País por la violencia que las muertes y ataques que se ha estado desatando en las escuelas públicas y privadas en las que, no solamente han fallecido muchos jóvenes estudiantes, sino que ya los alumnos no pueden asistir con tranquilidad a clases sin el temor de ser atacados por alguna persona de dentro o fuera de la institución y en especial por algún estudiante armado. Las pancartas en todo EEUU atacaron esa falta de seguridad en las escuelas mostrando letreros de: “No debe de haber armas en las escuelas. Enséñenos no nos maten”.
Se prendió la mecha entre el estudiantado y sus familiares, a un mes de la matanza de 17 personas en un colegio de Parkland, Florida y la respuesta del presidente Trump fue que él intentaría ante el Congreso que también se armaran los maestros para nivelar esos tipos de accidentes. (¿O acrecentarlos?).
Miles se estudiantes y padres de familia se reunieron en las grandes ciudades de Estados Unidos para protestar por la venta de armas a los adolecentes y a los padres de familia. Solamente frente a la Casa Blanca y al Congreso se reunieron más de 500 personas, la mayoría de ellos eran alumnos y activistas de todas partes de la nación norteamericana. En Nueva York hubo una gran manifestación por la Quinta Avenida en contra de los ataques que han sufrido las escuelas en toda la Unión, sólo para comercializar dicho armamento.
Existe una “Asociación del Rifle” (NRA, en inglés) que tiene amenazado al congreso del País y al propio Donald Trump, de que si cambia la edad de 18 a 16 años donde un joven deja de ser adolecente y alcanza la mayoría de edad, presionarán fuertemente contra Trump hasta el final de su mandato, pues a los 18 años se es adulto y a los 16 aún se es menor de edad y se le está prohibido portar armas. Por tanto, quien ya haya cumplido los 16, Trump propone que se le considere menor de edad para que no pueda cargar legalmente un arma.
En el siglo XVII, cuando los anglosajones llegaron a América,  se promulgó una ley en la que cualquier anglosajón podía poseer cualquier tipo de arma para su propia seguridad, frente a animales feroces o seres humanos agresivos. ¿Pero de dónde viene esa ridícula Ley?..
La historia cuenta que la razón verdadera es que los ingleses no llegaron a “las Américas” a colonizar o a conquistar el nuevo mundo, sino que los llamados americanos, llegaron armados para destruir una cultura y traer la propia. Había que andar armados porque sus verdaderos enemigos eran los naturales de esas tierras y como decía el General George Armstrong Custer y el General Philip O. Sheridan en la campaña de 1869 para exterminar a los indios Kiowe.  ¡¡No hay mejor indio que el indio muerto!!  
Ahora la cámara de Representantes ofreció incluir un millón 750 mil dólares, cuando el mínimo de dinero para detectores de metales, perros entrenados y revisión de cuerpos y mochilas se necesitan varios miles de millones. Ha habido enormes marchas de padres de familia para que se dejen de vender armas al público, pues se sabe que al menos se tienen una arma por cada persona y son 325 millones o sea 325 millones de habitantes contando a niños de todas las edades, ya que el padre que no tiene dos, al menos tiene una.
En abril de 1999 dos alumnos mataron a 27 estudiantes en Denver, Colorado y en esa misma ciudad ha habido varias muertes durante cinco años. Como si fuera una tradición, el quien tiene un arma para matar, en la mayoría de los casos esas personas tienen fuertes problemas sicológicos y, como se trata de una sociedad individualista los jóvenes no tienen con quien hablar de sus frustraciones y descargan su odio hacia los demás.
En el Instituto Mayorie Stoneman Douglas, cerca de Miami, un estudiante llamado Nick.N. entró con una metralleta AR-15 y mató  a otros tantos. En 1995, el Congreso prohibió la creación de ningún registro de muertes por armas de fuego, pero el Archivo contra la Violencia de las Armas de fuego, contabilizó 239 tiroteos en escuelas y universidades desde el 14 de diciembre de 2012. Ese mismo día, Adam Lanza sesinó a su madre, a 60 adultos y a 20 niños, en la escuela Newton, Massachuttes y no pasó nada. Trump pidió a los alumnos que si se sentían solos, abandonados, perdidos, confundidos o asustados, pidieran ayuda a los maestros o a la policía.
El 23 de diciembre hubo un tiroteo donde un estudiante asesinó a dos de sus compañeros y mató a otros 15 en una escuela de Kentucky.  En EEUU hay un tiroteo en alguna escuela cada 8 días.
En México se han puesto de moda la muerte de estudiantes normalistas como los 43 de Ayoxinapan, un montón en Jalisco,  otros en el Tecnológico, unos en la UNAM y en algunas otras partes, pero en ningún momento estos estudiantes han sido asesinados por sus mismos compañeros.
Tenemos muertes al por mayor, de periodistas, de narcos entre sí, de policías y del Ejército y la Marina, pero no se sabe de algún ataque de un alumno a otro solo por quítame estas moscas. Sin justificación alguna, se acepta que hay muertes políticas de periodistas, de pugnas entre bandas delincuenciales, por robo a transeúntes, a casas y a negocios. Igual que las bandas piden “derecho de piso”, so pena de muerte, etcétera, pero nunca se ha oído de matanzas dentro de las escuelas perpetradas por los propios estudiantes.
De igual forma en EEUU existe el problema de que los soldados veteranos de guerra tienen grandes problemas al regresar a su País, pues no se adaptan a la vida que tenían antes de ir al combate, la sociedad ya no los acepta, han perdido el amor de sus novias o esposas y son muy pocos los que encuentran trabajo o ayuda sicológica. Por tales motivos y por otros, su única salida es el suicidio pues en el País hay un soldado suicidado cada 24 horas promedio.   

Por: Rafael Benabib / [email protected]