compartir en:

Cuernavaca.- Toda su vida ha estada ligada al deporte de contacto, y ahora le toca ser guía de nuevas generaciones. El argentino Marcos Raúl Arndt compite hoy en el Abierto Internacional de jiu jitsu.
Es campeón de otros eventos internacionales, pero como el de hoy, en la Magdalena Mixhuca, hará su debut, y buscará la corona en adultos pesados, cinta azul.
“Nací para ser campeón, estoy más preparado que nunca. Voy a dar lo mejor de mí y espero traer el primer lugar de mi categoría y en los absolutos”, comparte Marcos, quien tiene su propio dojo: el
Vikingos Team.
Se ha preparado a conciencia para ser el mejor.
“Vengo entrenando unos 6 o 7 meses; estuve haciendo pelea en otras Academias, con cintas mayores, de 10 a 12 minutos, pero ya bajamos a 9 para no tener lesiones.
“Me gusta el judo; derribar, ganar posición y someter en los primeros minutos. En otros torneos, las luchas son de 6 minutos, pero me gusta someter en 2 o 3, trato de ser
rápido”, explica.
Marcos salió de su natal Argentina para superarse en México.
“Llegué a México para fortalecer mi carrera y tener mayor proyección. Practiqué muay thai, y eso me llevó a las artes marciales mixtas.
“Ahora estoy concentrado en el jiu jitsu, y quiero hacer cosas a nivel internacional, ir a donde se lleve a cabo el Open”, afirma.
Lamenta que el jiu jitsu no tenga reflectores en Morelos.
“En otros Estados el jiu jitsu está bien posicionado, pero en Cuernavaca no, pero tenemos que hacer es eventos y que la gente vea de qué se trata (...) Lastimosamente por ahora no hay apoyo”, señala.
Por lo anterior, invitó a los lectores a conocer este deporte.
“Cualquier persona puede practicar jiu jitsu, si quiere competir tiene que dar el 100 por ciento, pero tambien lo puede hacer como ‘hobby’, pasatiempo, aunque requiere discplina”, afirma.
No quiso pasar la oportunidad de agradecer elapoyo que ha
recibido.
“A mi esposa Lisbeth que siempre está acompañándome, me motiva a entrenar y me impulsa a
ser mejor.
“Gracias a Diaro de Morelos por darnos a conocer, y por apoyarnos en distintas actividades”, dijo.

Lo disfruta al máximo
Cuernavaca.- Hace 4 años decidió practicar deportes de contacto para mejorar su salud; hoy, Víctor es campeón nacional de jiu jitsu brasileño y este sábado busca ganar el Abierto Internacional en la Ciudad de México, en los Máster Súper Pesados, de
cinta blanca.
“En el 2013 fui invitado a un seminario del profesor Toco Albulquerque, fundador de la Academia Nova Geracao.
“Es un deporte atractivo y sirve como defensa personal; antes estuve en kick boxing, y todo empezó por hacer deporte por motivos de salud.
“Es un deporte que te atrapa, es muy extenso, requiere dedicación y es muy celoso, pero muy divertido.
“Ahí encuentro una gran familia. Entreno de 3 a 5 días a la semana, y es un espacio para relajarme.
“Termino jornadas de trabajo cansado, presionado, pero sé que al llegar al tatami puedo sacar mucho de lo que traigo cargando de un día difícil. Todos los días hacemos unas 4 a 7 luchas, no tienes idea de lo rico que sudas”, añade.
El originario de Cuernavaca tiene muy claros sus objetivos a corto, mediano y largo plazo.
“Quiero ganar oro en el Open. Es el torneo más importante para los ‘jiujitseros’. Este año quiero ser graduado y dar el paso a cinta azul. Estoy participando en distintas competencias porque quiero ser rankeado y ser parte de la selección nacional por parte de la Federación Nacional.
“El siguiente año queremos ir al Campeonato Mundial Máster en Estados Unidos, y a largo plazo me gustaría tener mi propia Academia para promover en nuestro Estado este deporte”, añade Vic, y anticipa que los brasileños y estadounidenses serán los rivales a vencer en el Open.
Víctor agradece el apoyo incondicional de su familia.
“Mi esposa Alejandra siempre está pendiente si tengo que hacer dieta y entrenar diario. Tiene siempre lista mi maleta de entrenamiento.
“En todas las competencias está apoyando desde las gradas, eso tiene un gran significado y me mantiene motivado.
“Y lo más importante: mis hijos, que nunca reprochan que su papá se va a entrenar, y cuando me voy a competir me dicen ‘¡nos traes una medalla eh!’”, confiesa Víctor, quien siempre fue aficionado al boxeo, y lamenta haber conocido el jiu jitsu a los casi 30 años, pero ahora aprovecha cada evento para participar y divertirse al máximo.

Por Santiago Beltrán