compartir en:

Las frutas y verduras son los juguetes sexuales de los más torpes.

Y si nos creen, aquí les traemos una tragedia absurda, un hombre alemán está esperando sentencia luego de ser culpado de homicidio por usar un pepino como juguete sexual, lo que causó la muerte de su novia.

Con 46 años y una enorme inmadurez, Oliver Dietmann disfrutaba de un encuentro íntimo con su pareja cuando se le ocurrió utilizar zanahorias y pepinos para darle placer. Así o más borracho.

Y en verdad, ambos estaban en completo estado de ebriedad, por lo que cuando comenzó a salir humo de la cocina y el pepino ya había cumplido su misión, Olivercolocó un trozo de este en la garganta de la chica y fue a ver qué pasaba. 

El varón había dejado calentando un trozo de carne, pero cuando volvió, su novia estaba inconsciente; se había asfixiado.

Según el informe del médico, la mujer falleció por un trozo de vegetal encajado en la garganta, lo que le impidió respirar y la dejó en coma.

Aunque el hecho ocurrió en julio de 2014, su novia fue desconectada recientemente y el veredicto final se dará el próximo viernes 26 de febrero.

SDP