Estudiantes de ingeniería en Biotecnología del Tecnológico de Monterrey campus Puebla crearon un saborizante en polvo hecho a base de pelos de elote llamado KAANA KIN, que servirá para endulzar el agua.

Las creadoras detallaron que su investigación comenzó el año pasado cuando cursaban la materia de Desarrollo de Alimentos y Bioproductos en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores Monterrey (ITESM) en Puebla, con la asesoría de su profesora Mirna Sánchez.

Daniela Contreras Guerrero y Ana Paola Balladares investigaron las propiedades de este “remedio casero” para poder comprender por qué esta parte del elote ayuda a expulsar cálculos de forma natural y sin tanto dolor.

“Prácticamente el trabajo surgió a raíz de un problema que tenía la familia de Ana Paola, quienes padecían cálculos renales, y a raíz de eso la familia se acostumbró a consumir como agua de uso diario las infusiones a base de los pelos de elote”, detalló Sánchez.

Con su investigación encontraron que los pelos de elote poseen taninos, una sustancia orgánica que se procesa para realizar el curtido de algunas pieles. Con esto desarrollaron el producto que tiene como propósito ser una bebida refrescante y de buen sabor que no afecte a la salud y que funcione para expulsar cálculos renales.

Asimismo, las alumnas optaron por trabajar con pelos de elote pues estos se consideran un residuo. Del elote solo se aprovecha la mazorca y todo lo demás se va a la basura, pero al utilizarlo están siendo amigables con el medio ambiente, creando un producto natural a partir de una materia prima de fácil obtención.

En tan sólo cuatro meses las alumnas desarrollaron la planeación tecnológica y económica, y la validación con las normativas mexicanas para desarrollar KAANA KIN que en lengua maya significa Mar y Sol, respectivamente.

Para Contreras lo más complicado ha sido el secado por aspersión y pasar de la formulación en líquido a convertirla en polvo; pero en ese desarrollo encontraron que los pelos de elote poseen propiedades antioxidantes y diuréticas.

La estudiante dijo que actualmente cuentan con el prototipo del polvo para lograr la bebida saborizante y así poder competir en el mercado con otros productos que no son benéficos para la salud por las altas cantidades de químicos y azúcares que poseen, así como una elevada cantidad de colorantes artificiales y sal que pueden provocar cálculos renales.

“Hicimos varias pruebas y logramos concentrar un alto grado de taninos en el polvo para que ayude a las personas. Nos falta hacer pruebas en animales y humanos para corroborar que nuestro producto ayuda a las personas a evitar la creación de los cálculos renales o expulsar de manera naturales los que ya lo padecen”, insistió.

Contreras agregó que su meta es llegar a la creación de un producto en presentación de sobre con 15 gramos sabor a fresa, sellado térmico que no permita la humanidad, inocuidad a cualquier organismo, pero sobretodo, que cumpla las características de ser una bebida hidratante, de buen sabor y benéfica para la salud.

TAGS EN ESTA NOTA: