compartir en:

Puebla.- La Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), con el apoyo de la NASA y la Agencia Espacial Mexicana (AEM), trabajan en el diseño y construcción del nanosatélite mexicano tipo CubeSat nombrado “AzTechSat-1”.

Al respecto, Andrés Martínez, ejecutivo de programas espaciales con enfoque en satélites pequeños hacia el espacio profundo de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), consideró que este pequeño proyecto puede definir el futuro de lo que posiblemente sea el comienzo de la era especial de México.

“Esa es la visión de que sea una misión, en donde estén a cargo estudiantes y profesores mexicanos, y que sea una misión 100 por ciento mexicana”, sentenció.

El ejecutivo de la NASA subrayó que el papel que tendrán es de asesorar a los estudiantes y profesores, sin decirles cómo hacer las cosas en donde ellos (estudiantes y alumnos) estén a cargo del diseño y de la misión 100 por ciento.

Por su parte, Javier Mendieta Jiménez, director General de la AEM, dijo que la prioridad que tiene hoy el gobierno mexicano en el tema satelital es cómo atender los desastres naturales, los cuales se presentan más de manera más intensa y frecuente por el cambio climático.

Indicó que por ello los satélites pequeños ahora son un complemento dada la demanda que se requiere de comunicaciones para internet, datos, videos, redes sociales, educación vía satélite, medicina vía satélite, gobierno electrónico.

“Si bien son pequeños el lanzar por centenas pueden complementar las labores de los satélites grandes para llevar todo esto. Pero no sólo tienen esa aplicación, sino cuando se le montan los sensores adecuados se puede monitorear, tomar imágenes del planeta, montañas y litorales”, acotó.

Javier Mendieta mencionó que de esa manera estos satélites permiten tener casi en tiempo real las imágenes de dónde hay un desastre, como inundaciones, deslizamiento de tierra, incendios forestales, huracanes, vulcanismo, fenómenos telúricos, tsunamis y otros creados por actividades humanas.

“Este es un proyecto inicial que nos va dar mucha tecnología, pero lo más importante son dos cosas como es el involucrarnos en misiones de mayor complejidad y de mayor interés tecnológico”, sentenció.

En tanto, José Hernández Moreno, astronauta de la misión STS-128 y decano de las ingenierías de la UPAEP, mencionó que el “AzTechSat-1” es un satélite de 10 centímetros cúbicos, en donde bajo el convenio con la NASA se lanzará al espacio a fin de ponerlo en órbita.

Indicó que con ello puede comunicarse con una constelación de satélites de GlobalStar que ya existen, para tener datos de manera continua y en un periodo de dos años, es decir, que se ponga en órbita en 2019.