compartir en:

Desafiando la ola de desaprobaciones hechas por usar tacones previo a su llegada a Texas tras el paso del huracán Harvey el martes pasado, Melania Trump eligió portar un par de zapatillas, de piel de serpiente, en su andar por la Fuerza Aérea mientras se dirigía de nuevo hacia la zona de desastre. 

La Primera Dama acompañó a su esposo, Donald Trump, a una nueva visita a Houston con un enfoque de ayuda a las víctimas y reconocimientos de los héroes tras la catástrofe. 

ANTECEDENTE

La familia Trump, había sido blanco de las críticas a principios de semana por no saludar a los residentes de Texas durante el primer viaje que tuvieron a la zona de desastre cuando únicamente se reunieron con funcionarios estatales y locales en Corpus Christi. 
 
Pero fue Melania quien se llevó la peor parte al abandonar la Casa Blanca usando un par de tacones de aguja negros, a pesar de que se los cambio por unos zapatos deportivos a su llegada a Texas. 

"Es triste que tengamos un desastre natural activo y continuo en Texas, y la gente está preocupada por sus zapatos", dijo su portavoz Stephanie Grisham el martes pasado. 

LLEGADA 

A su llegada a Houston, la Primera Dama portó un par de zapatillas deportivas y cambio su vestido por algo más cómodo.