Una tigresa perdió la conciencia y sufrió un ataque de convulsiones en mitad de un espectáculo que tuvo lugar el pasado 23 de septiembre en un circo en la ciudad de Magnitogorsk, Rusia.

La tigresa recobró la conciencia únicamente después del tercer cubo de agua derramado sobre ella. Una vez recuperados sus sentidos, el felino se retiró siguiendo las instrucciones del domador.

"NO PAGUEN POR ESTA CRUELDAD"

Un video de lo ocurrido fue grabado por uno de los espectadores y difundido por Internet. Tanto las personas que presenciaron el suceso en vivo como los usuarios de las redes sociales rusas se mostraron indignados por el comportamiento del domador.

"El tigre tuvo un ataque después de un salto. Inmediatamente, el entrenador se le acercó, comenzó a golpearlo con su látigo. No paguen por esta crueldad, dejen en paz a los animales, no son juguetes", declaró uno de los espectadores al portal ruso Vesti tras el espectáculo.

Según relató el domador, Artur Bagdasárov, al periódico Rossiyskaya Gazeta, la tigresa tuvo un espasmo muscular, que definió como una situación ordinaria que "le puede pasar a cualquiera". Bagdasárov afirmó que la salud del animal está fuera de peligro y que el felino se va a someter a varias pruebas para determinar las causas del ataque.