California.- Una pequeña niña de 10 años de edad que se encontraba junto a su hermanita de apenas meses de nacida, fue testigo de cómo la bebé se ahogaba con un objeto que se había atorado en su garganta. 

Al percatarse de que su hermana tenía complicaciones para respirar, la niña corrió en búsqueda de alguien para socorrerla y para su fortuna logró encontrar a un agente de policía, quien dio los primeros auxilios a la bebé para que volviera a respirar.

El oficial de policía de Culver City, Brian Cappell, fue el primero en responder en la escena el 22 de marzo a un reporte de un bebé que estaba inconsciente y no respiraba después de haberse atragantado con un refrigerio. 

El oficial Cappel, tomó al niño entre sus brazos y le dio media vuelta para dar palmadas sobre su espada de forma repetida. Después de varios segundos la menor respondió y soltó un grito. La técnica de reanimación había funcionado.

"Fue el grito más hermoso que he escuchado en mi vida", le dijo a FOX11 . "Pasar del silencio al llanto, fue un alivio inimaginable". 

Los paramédicos y los bomberos llegaron rápidamente y luego se hiceron cargo de la bebé. El oficial fue reconocido por su heroísmo y recibirá un premio oficial en el futuro.