CUERNAVACA, MORELOS.- Debido a que los jóvenes de la llamada “Generación Z” o “Centennial” han nacido y crecido con los dispositivos digitales de manera natural, su educación representa todo un desafío para el sistema educativo nacional.
Mientras los profesores y padres se cuestionan cuánto tiempo pueden mantener la atención de los menores antes de que éstos piensen en cualquier tema o tomen sus aparatos móviles, los especialistas buscan alternativas para no confrontar sino aprovechar esa conducta y potenciar la educación.
Y es que los adolescentes tienen tendencia autodidacta, son altamente creativos y están sobreexpuestos a la información, por lo que el modelo tradicional de educación les resulta poco atractivo.
Incluso, no suelen aspirar a un trabajo tradicional sino a encontrar o crear un empleo que vaya con su vocación y personalidad, de ahí que los especialistas en la educación vislumbran un modelo orientado a los retos y experiencias para facilitar sus objetivos profesionales.
En los avances para superar este reto llama la atención lo que está haciendo el Tecnológico de Monterrey a través de lo que ahí denominan Trayectorias Tec21, que corresponde a esta generación estudiantil de vanguardia.
Este modelo reside en cuatro componentes que van más allá de la figura de educación tradicional, ya que el aprendizaje está basado en retos o proyectos reales, a resolver con empresas u organizaciones.
Como una alternativa a la tradición, el nuevo modelo educativo se presenta flexible en el cuándo, cómo y dónde se aprende, desde el plan de estudios hasta la elección de las experiencias de aprendizaje, en el aula o fuera de ella, en el país o en el extranjero.
Es la oportunidad de una vivencia universitaria de excepción, en la que los alumnos tienen la opción de experimentar durante toda su carrera con actividades culturales, deportivas o de liderazgo, que complementan y fortalecen su formación.
Este modelo de Trayectorias Tec21 permite a los alumnos construir su plan de estudios y elegir sus experiencias de aprendizaje en tres etapas: exploración, decisión y especialización de su formación, para graduarse con un perfil profesional único.
Es decir, la flexibilidad es de principio a fin porque es personalizable y le permite a los alumnos cursar los contenidos de la carrera desde un inicio o bien explorar carreras de otras áreas y finalmente seleccionar una carrera en específico de la cual se graduará.

Por: DDM  Redacción /  [email protected]
 

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...