Las enfermeras de un hospital en Dundee, Escocia, concedieron el último deseo de un hombre moribundo que quería despedirse de su perro unas horas antes de que falleciera.

Peter Robson tuvo la oportunidad de ver a su perro llamado Shep en el Hospital Ninewells después de que las enfermeras le otorgaron un permiso especial para hacerlo.

Robson adquirió a Shep cuando era un cachorro hace ocho años, el perro le proporcionó compañía y consuelo a al hombre de 70 años, que se encontraba solo después de la muerte de su esposa.Después de el reencuentro con su animal, Robson falleció.

Su nieta, Ashley Stevens, rindió homenaje a Cheryl White, enfermera del NHS Tayside, quien permitió la visita. En un emotivo post, le agradeció la visita:

“Solo quiero tomarme un minuto para agradecerles a todos, en todo el mundo, que se han tomado el tiempo de mirar y compartir nuestro último recuerdo con nuestro abuelo y su mejor amigo. Mi abuelo estaría feliz de que las enfermeras que se preocuparon por él antes de que él falleciera obtuvieran el reconocimiento que merecen. Mi abuelo estará sonriendo de oreja a oreja. ”

 

La opinión.

TAGS EN ESTA NOTA: