Como una iniciativa de Pablo Rubén Villalobos a favor de los mariachis, quienes por horas esperan la llegada de la gente para su contratación, se hizo entrega a un grupo de músicos de este género, de una banca para descansar y, al mismo tiempo, embellecer el centro de la ciudad.
Los mariachis ofrecen su servicio a cientos de clientes que llegan a la Plaza de Armas y que gustan de excelentes temas mexicanos, ya sea para cumpleaños, fechas especiales o serenatas.
Agradecidos por el detalle, los mariachis beneficiados entonaron algunos temas para celebrar una tarde de fiesta con buena música.

Por: Mariana García