Ankara.- El presidente turco Recep Tayyip Erdogan amenazó hoy con frustrar la creación de un “ejército terrorista” que Estados Unidos busca formar con combatientes kurdos en la frontera entre Siria y Turquía, por lo que lanzará una operación militar en cualquier momento.

“Estados Unidos ha reconocido que está constituyendo un ejército terrorista en nuestra frontera. A nosotros nos corresponde cortar de raíz ese ejército terrorista”, dijo Erdogan en un discurso pronunciado en Ankara y retomado por el diario local Hürriyet.

Con este objetivo, advirtió, Turquía podría lanzar una operación militar contra los bastiones de las Unidades de Protección Popular (YPG), la milicia kurdo-siria, columna vertebral de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), en Afrin y Mambij, en el norte de Siria, para acabar con ese "ejército del terror" antes de que nazca.

Incluso, las Fuerzas Armadas turcas ya han desplazado tanques y tropas a su frontera con Afrin (noroeste sirio) y pronto lo harán en la región de Manbij, al oeste del río Éufrates, dominada por las milicias kurdas de las YPG, aliadas de Estados Unidos contra el Estado Islámico (EI), pero que Ankara considera “terroristas”.

La coalición internacional dirigida por Estados Unidos anunció la víspera la creación de una “Fuerza de Seguridad Fronteriza” en coordinación con los combatientes kurdos y árabes de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), con el objetivo de impedir que resurja el yihadista EI.

La fuerza fronteriza tendría unos 30 mil efectivos, de los cuales la mitad provendrá de las FDS y el resto serían nuevos reclutas.

El portavoz del gobierno turco, Bekir Bozdag, acusó este lunes a Estados Unidos de "jugar con fuego", mientras la cancillería aseguró que la creación de la llamada fuerza de protección fronteriza no fue consultada con Turquía.

"Otorgar ese paso unilateral a toda la coalición es una medida extremadamente errónea que podría dañar la lucha contra el EI", advirtió.

Turquía considera a los combatientes kurdos sirios de la YPG como una organización terrorista con vínculos con los rebeldes kurdos dentro de Turquía que buscan más autonomía, mientras Estados Unidos los ven como una fuerza de combate altamente efectiva contra el EI.

El proyecto de Estados Unidos de crear la fuerza fronteriza en la frontera entre Siria y Turquía también fue condenado por el gobierno sirio, que considerará “traidores” a los sirios que integren las filas de esa fuerza.

“Siria considerará a cualquier ciudadano sirio que participe en esas milicias como un traidor a la nación”, advirtió una fuente del Ministerio sirio de Relaciones Exteriores, citada por la agencia de noticias SANA.