compartir en:

Cuernavaca, Morelos.-  Al sur de la capital morelense se encuentra uno de los poblados importantes, Chipitlán, ubicado en los accesos principales a Cuernavaca es interesante en su conformación, lleno de tradiciones y festividades.
 El origen del nombre no se ha dado con seguridad, pero los mismos pobladores indican que la palabra viene del náhuatl “Chilpatli”, que en el castellano se entiende como “Chilpayate o niño”, por lo que han concluido que quiere decir “lugar donde abundan los niños”.
 Otro de los comentarios populares referente al significado proviene del mito que en el poblado existió de manera abundante una hierba silvestre llamada “Chipilera”, misma que era consumida por los habitantes, relatando que también podría referirse como “lugar de Chipiles”.
 
La realidad es que el lugar conserva una arraigada tradición y fe cristiana. Cada año el 24 de mayo festejan a la virgen del poblado en su iglesia, María Auxiliadora de los Pobres, que en honor a ella se realiza la quema de castillo.

Uno de los comerciantes del lugar narra que durante la conmemoración a la santa patrona, los pobladores organizan una quermes, se instalan juegos mecánicos y los ejidatarios realizan la ya tradicional cabalgata, que sale desde la avenida Estado de Puebla hasta la iglesia, y de igual forma desde las Palmas hasta el lugar donde se encuentra la virgen.
 “Es un lugar muy tranquilo, la gente es muy unida, siempre nos organizamos para la fiesta del poblado, por eso invito a las personas a que vengan a conocer esta festividad”, exclamó Alfonso Ramírez, comerciante establecido desde hace más de 17 años en Chipitlán.
 Otro aspecto importante, es que en este lugar se encuentra uno de los panteones más grandes de la capital morelense, El Panteón de la Paz, donde familias reconocidas de la ciudad han hecho construcciones para que sus difuntos tengan un descanso digno.
Asimismo el poblado de Chipitlan es un polo importante de conectividad en la capital, une al vecino estado de Guerrero, y dentro de Cuernavaca el lugar colinda con las colonias Las Palmas y Quintana Roo, al igual que con Mina Cinco, Pilares y Bondies.

Panteón de la Paz. El cementerio municipal de Chipitlán es uno de los más reconocidos por su antigüedad, en la ‘Eterna Primavera’, en él descansan restos de destacados morelenses en diferentes ámbitos de la sociedad.

En la avenida Morelos.
La importante arteria vial de la capital, divide en dos a la colonia y es una importante zona de comercio.

La famosa.
En la entrada de la Secundaria No. 4, colocaron una gran lona donde están impresos los nombres y rostros de profesores y alumnos que han ganado premios en concursos de educación.

Puerta sur de
Cuernavaca...
El poblado de Chipitlán se convirtió en el punto de conexión entre los pueblos, con la llegada y salida de personas y vehículos, tanto que se transformó en uno de los caminos principales que conectan a Cuernavaca con Guerrero y los municipios del sur de Morelos.

Cada año el 24 de mayo festejan a la virgen del poblado en su iglesia, María Auxiliadora de los Pobres.
 
Su nombre proviene del náhuatl “Chilpatli”, que en el castellano se entiende como “Chilpayate o niño”, por lo que han concluido que quiere decir “lugar donde abundad los niños”.
 
También un mito dice que existió una hierba silvestre llamada “Chipilera”, misma que era consumida por los habitantes, relatando que podría referirse como “lugar de Chipiles”.
 
En la festividad los pobladores organizan una quermes, se instalan juegos mecánicos y los ejidatarios realizan la tradicional cabalgata.
 
En el poblado se encuentra uno de los panteones más grandes de la capital morelense, El Panteón de la Paz.

 

Por: Guillermo Tapia /  [email protected]