Donald Trump viene con toda la actitud de ser uno de los personajes más odiados del año, que dicho está de paso, acaba de comenzar…

En este caso, los videojuegos podrían ser otro blanco en la mira de Trump, de acuerdo a información del sitio Polygon.

La ESA (The Entertainment Software Association), se está preparando fuertemente contra lo que podría significar un nuevo impuesto a los videojuegos.

De acuerdo a este nuevo impuesto (arancel), los productos que NO sean manufacturados en Estados Unidos, subirán su precio entre un 5% y 10%. 

¿Cómo afectaría a México este nuevo impuesto?

Pues básicamente todos los videojuegos que se importan de Estados Unidos hacia México, tendrían un precio todavía más elevado que los que tenemos actualmente. 

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...