De acuerdo con documentos de la corte federal de Nueva York difundidos esta semana, Donald Trump pagó 1.4 millones de dólares en 1998 para resolver una demanda colectiva que lo acusaba de contratar a inmigrantes polacos indocumentados para demoler un edificio donde ahora se encuentra su emblemática torre.

Los documentos de la corte revelaron que en 1980 Trump empleó a 200 polacos indocumentados para que trabajaran en turnos de 12 horas, sin guantes, cascos ni máscaras, para demoler una antigua tienda departamental.

Los subcontratistas utilizados por Trump pagaron a los trabajadores una compensación tan escasa como de cuatro dólares la hora por un trabajo plagado de riesgos, lo que era menos de la mitad del salario de empleados sindicalizados.

La cantidad se hizo pública esta semana después de que una juez liberó documentos de conciliación previamente sellados en respuesta a una moción de transparencia presentada por la revista Time y el Comité de Reporteros para la Libertad de Prensa.

El empleo de trabajadores inmigrantes en condiciones deplorables inició un litigio de años de duración que Trump finalmente resolvió en 1998.

El pago fue realizado por Trump, pese a que el ahora presidente ha sostenido que “nunca” llega a acuerdos fuera de las cortes.

Trump afirmó ante el juez que no tenía conocimiento del empleo de trabajadores indocumentados, aunque un abogado de los trabajadores apuntó que el ahora presidente amenazó con llamar a las autoridades para que deportaran a los empleados cuando éstos se quejaron por el robo de salarios.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...