La comunidad de Los Ébanos en Hidalgo, Texas, han recibido el primer aviso para “invitarlos” a vender sus tierras para la  construcción del muro. De no venderlas, serán expropiados.

The  Texas Observer informó a través de un reportaje con Yvette Salinas, una habitante de esta condado, que se ha visto afectada por esta medida. Salinas asegura que una semana antes de la toma de posesión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el Departamento de Seguridad Nacional le envió un aviso legal titulado “Declaración de Toma”.

La carta de invitación a la venta de sus bienes, advierte que de negarse a la oferta. El gobierno federal tiene la facultad de confiscar las tierras a través de la figura de dominio eminente.

Es aterrador cuando lo lees, sientes que tienes que firmar“, dijo Salinas a diario texano.

La propiedad de 16 acres ha estado en la familia durante tanto tiempo que ninguno de ellos puede recordar el año en que fue adquirida. Salinas sólo sabe que la han tenido durante cinco generaciones.

Esta no es la primera vez que el gobierno de Estados Unidos ha querido apoderarse de su terreno para la construcción de un muro fronterizo ya que en 2008, durante la administración de George W. Bush, su familia recibió un aviso de condena que les ofrecía la misma cantidad por el terreno; otros habitantes de Los Ebanos recibieron avisos similares.

Lo anterior fue a raíz de la aprobación de la Secure Fence Act, de 2006, cuando el gobierno de Bush colocó 110 millas de valla fronteriza, gran parte de ella en tierras privadas en Texas.

Sin embargo, el condado sufría una inundación por desbordamiento del Río Bravo por lo que, de acuerdo con un tratado entre los Estados Unidos y México que prohíbe la construcción de estructuras en la planicie de una inundación, detuvo los planes del gobierno de Bush.

Salinas dice que su familia no quiere renunciar a su tierra por lo que están consultando con abogados para decidir qué hacer, pero asegura estar consciente de que luchar contra el gobierno federal podría significar años en la corte con el riesgo de perder el terreno sin compensación.

Es justo en esta comunidad donde existe el único ferry que une a México con EU. El transbordador conocido como “El Chalán” une esta ciudad texana de Los Ebanos con la ciudad mexicana de Díaz Ordaz es el último de su tipo.

El ferry  es vital para la gente local que de otro modo tendría un viaje de ida y vuelta de 60 millas al cruce de puente más cercano, en la ciudad de Río Grande y es el último de su tipo en una frontera donde los pequeños cruces informales se están cerrando rápidamente para endurecer la seguridad.

TAGS EN ESTA NOTA:




Loading...