compartir en:

Estados Unidos es un país "donde hablamos inglés, no español", sostenía Donald Trump poco después de anunciar su candidatura. Durante las primarias republicanas, el hoy presidente dejó claro que no era partidario de que en el país se hablase la lengua de Miguel de Cervantes. Incluso criticó a Jeb Bush por utilizar ese idioma -el segundo más hablado en el país- durante un mitin. "Debería ser un ejemplo hablando inglés en EEUU", decía en septiembre de 2015.

Aún con estos antecedentes sorprende que la página oficial de la Casa Blanca en español haya desaparecido tan rápido. Desde el día de la toma de posesión del 45º presidente, el mensaje que reciben los internautas es contundente. "Lo siento, la página que está buscando no puede ser encontrada". Así se acaba (al menos de momento) la historia de la versión española de la web.

La sorprendente decisión de Trump de eliminar el español ha sido respondida desde Andalucía por la presidenta de la Junta, Susana Díaz, en estos términos:

La nueva administración estadounidense no parece interesada en facilitar a los ciudadanos hispanos la información en otro idioma que no sea inglés. Trump es de los que cree que para "integrarse tienes que hablar inglés". Así lo detallaba en uno de los primeros debates televisados al intentar explicar su crítica a Bush por utilizar el español; su esposa Columba Bush es de origen mexicano.

En uno de los cara a cara con la candidata demócrata Hillary Clinton, el magnate habló de los "bad hombres" para referirse a los traficantes de drogas a los que hay que detener. Una expresión que fue objeto de numerosos 'memes' entonces y que todavía hoy sirve de lema para los carteles de los manifestantes anti-Trump.

El enlace que permitía el acceso a la Casa Blanca en español ha sido eliminado por completo igual que otras secciones que estuvieron en funcionamiento durante los mandatos de Barack Obama. Temas prioritarios para el predecesor de Trump como el cambio climático, los derechos civiles o la educación han desaparecido de la web actual.

La nueva administración Trump, en la que no hay ningún latino en puestos de responsabilidad del gabinete, ha ordenado también la clausura de otros instrumentos de comunicación en español como la cuenta @LaCasaBlanca que tenía en Twitter o su página de Facebook.

Además, con la llegada del nuevo presidente a la Casa Blanca todavía no se ha nombrado un responsable de prensa para medios hispanos, un cargo que ocupaba hasta la fecha el periodista Luis Miranda.