Argentina.- Una adolescente de 16 años de edad ha sufrido seis años de dolor y crueldad, ya que después de tener un hijo de 2 años, ahora esta a punto de parir su segundo hijo que también fue engendrado por la violencia de su abusador en Argentina.

La adolescente huyó de su hogar, porque el padrastro de su madre en el barrio Parque Adam de Posadas, la acosaba y manoseaba, por lo que recurrió a su abuela; sin embargo, la menor sobrevivió en condiciones de miseria, ya que el concubino de su abuela fue quien abusó de ella y decidió arreglárselas sola antes de cumplir 13 años.

En su intento de fuga fue mucho peor, ya que para sobrevivir tuvo que dedicarse a la prostitución en los alrededores de la rotonda de la avenida Uruguay en Argentina, debido al peligro de la noche, la adolescente tuvo que depender de las drogas y del alcohol.

Uno de sus abusadores, mal llamado como "cliente", la ultrajó y no se preocupó por interrumpirle el embarazo, a los 14 años parió a un niño al que su victimario le niega el apellido y la ayuda que le brindó a la menor no fue suficiente para que ella abandonara la calle y prostitución.

La adolescente recurrió a su madre, pero no tardó en volver a escapar de su hogar porque la amenaza del abuso también se replicaba en las garras del concubino.

La menor volvió a la calle y una vez más embarazada al parecer del mismo hombre que tres años antes abusó de ella, delito por el que dio a luz a un niño.

Pero esta vez, autoridades del Hospital Materno Neonatal de Posadas, decidieron recurrir a la Justicia y denunciaron ante la Fiscalía de Instrucción 6, a cargo de René Casals, el sufrimiento de la menor y que los recursos del Estado puedan resguardar a la adolescente.

De acuerdo con las fuentes de los medios locales de Argentina, el nuevo embarazo de la adolescente no está en el plazo contemplado para interrumpirlo por tratarse de un presunto caso de abuso sexual.

No obstante, la denuncia tomó curso y se solicitaron medidas periciales inmediatas, entre ellas, la elaboración de informes psicológicos y socioambientales para determinar responsabilidades, pero también para pedir la contención suficiente para la menor embarazada y su hijo de dos años.

De estos estudios dará inició a las investigación para la detención del sospechoso de los ultrajes y embarazos de la adolescente, también se aguardará completar la testimonial de la víctima, para descartar o sumar detenciones, cabe señalar que en este caso sospechan de las respectivas parejas de la madre y de la abuela.