Al menos 16 personas murieron y 18 resultaron heridas por un triple atentado suicida en la nororiental ciudad nigeriana de Maiduguri, capital del estado de Borno, informaron hoy fuentes oficiales.

 

El comisionado de la Policía de Borno, Damian Chukwu, informó que los atentados se registraron la víspera frente a un pequeño restaurante de Maiduguri y fueron perpetrados por tres mujeres, según un reporte de la edición en línea del diario The Punch.

La primera atacante detonó su cinturón explosivo alrededor de las 21:45 horas locales del domingo (20:45 GMT) a la entrada del restaurante, en momentos en que varias personas cenaban en el lugar, mientras que las otras dos se inmolaron minutos después en medio de la confusión.

En declaraciones a la prensa, Chukwu dijo que por ahora ningún grupo se ha responsabilizado del triple atentado, aunque se produjo horas después de que la Policía recibió informes sobre el avistamiento de miembros del grupo islamista Boko Haram fuera de la ciudad.

Las potentes explosiones crearon pánico en el área y alrededor de otras zonas de Maiduguri, donde los residentes alertaron a través de llamadas telefónicas sobre su seguridad, ante la posibilidad de que Boko Haram irrumpiera en la ciudad durante la madrugada.

Pese a que los ataques mortales han disminuido en las últimas semanas, ante la reanudación de las ofensivas de las fuerzas de seguridad con el fin de la temporada de lluvias en septiembre pasado, las autoridades pidieron a la población mantenerse alerta y evitar salir en la noche.

El reporte de The Punch destacó que todos los caminos hacia y desde Maiduguri siguen abiertos al tráfico, aunque todos los vehículos que entran son revisados y escoltados por militares ante el riesgo de nuevos ataques.

Boko Haram, que en lengua husa significa “la educación occidental es un pecado”, ha aterrorizado a la población del norte de Nigeria desde 2009, perpetrando ataques contra la policía, escuelas, iglesias y civiles, además de bombardear varios edificios del gobierno y secuestrar a civiles.

Se calcula que más de 20 mil personas han muerto, la mayoría civiles, y más de 2.6 millones han abandonado sus hogares a consecuencia de la violenta lucha del grupo extremista para tratar de imponer un estado islamista en el norte de Nigeria e imponer la Sharia (ley islámica).

De acuerdo con Amnistía Internacional (AI), unas 400 personas han muerto desde abril pasado en el norte de Nigeria y el vecino Camerún en ataques del grupo islamista, la mayoría perpetrados por mujeres o niños, que fueron secuestrados y retenidos por Boko Haram.