compartir en:

Autoridades empezaron a trasladar a más de mil prisioneros de la Unidad Carcelaria Wallace Pack, al noroeste de Houston, a otras prisiones dotadas con aire acondicionado, luego que un juez ordenara al sistema penitenciario estatal protegerlos de las altas temperaturas del verano de Texas.

El juez federal Keith P. Ellison emitió su orden como resultado de una demanda interpuesta por los reos en 2014, tras denunciar una serie de muertes por golpes de calor en años anteriores.

En 2016, el índice de calor en la Unidad Carcelaria Wallace Pack superó los 37.7 grados centígrados (100 Fahrenheit) durante 13 días, y rondó los 32 grados centígrados (90 Fahrenheit) durante otros 55 días, destacó el juez Ellison al emitir la orden de traslado, que deberá completarse en tres semanas.

No se han reportado muertes relacionadas con el calor en la prisión, pero 23 hombres han muerto debido al calor en las instalaciones del Departamento de Justicia Criminal de Texas (TDCJ) desde 1998, escribió el juez.

Las leyes de Texas ordenan que las cárceles del estado mantengan temperaturas entre 18 y 29 grados centígrados (65 y 85 Fahrenheit).

El juez ordenó al Departamento de Justicia Criminal de Texas (TDCJ) que elaborara un plan dentro de 15 días para alojar a reclusos "sensibles al calor", como los ancianos y discapacitados, en dormitorios con temperaturas inferiores a los 31 grados centígrados (88 Fahrenheit).

El TDCJ elaboró ​​un plan, pero funcionarios de prisiones dijeron que sería demasiado costoso y probablemente ineficaz.

"Añadir aire acondicionado temporal en una prisión no construida para ello sería costoso y no se sabe si un equipo no probado llevaría el índice de calor al nivel requerido por la corte", dijo Jason Clark, vocero del TDCJ.

Por esa razón, el TDCJ informó la semana pasada que en lugar de arreglar la prisión, estaban optando por transferir a los internos.

"La agencia tiene la capacidad y experiencia para mover a los delincuentes y lo ha hecho en situaciones de emergencia", dijo Clark.