Se llamaba Dumbo, era un elefante de apenas 3 años y falleció luego de sufrir maltratos y descuido en un zoológico de Phuket, Tailandia en donde lo obligaban a bailar para divertir a los turistas. 

Al joven paquidermo se le habían roto las piernas dos semanas antes de su muerte, pero el estado de aislamiento en el que vivía y la negligencia tanto de sus cuidadores como del establecimiento que lo tenía en cautiverio, evitaron que alguien se diera cuenta de las lesiones, igual que sucedió con otras enfermedades que el animal sufría en silencio. 

Tras varias semanas de presión por parte de la gente que exigía a las autoridades locales que confiscaran a Dumbo para que dejara de sufrir en el zoo, con un estado de salud visiblemente deteriorado el animal fue llevado a un hospital en donde médicos veterinarios lo revisaron y encontraron que sufría de una infección intestinal que le impedía a su cuerpo absorber nutrientes suficientes para mantenerse en pie, razón por la que sus huesos y músculos se debilitaron y al combinarlos con las actividades forzadas, terminó rompiendo dos de sus extremidades. 

“Su cuerpo esquelético sugirió claramente que estaba enfermo y que podría estar sufriendo de malnutrición y agotamiento. Sin embargo, el zoológico no hizo nada hasta recibir críticas internacionales”. Amy Jones, Moving Animals

 

La organización civil Moving Animals que se dedica a proteger los derechos de los animales, fue la que reportó todo lo sucedido y comenzó la campaña para tratar de salvarle la vida a Dumbo antes de que cayera en el cuadro de salud del que no pudo reponerse. 

Para mostrar la desnutrición y la forma en que los cuidadores trataban al elefante para que bailara y se mantuviera activo durante el show, la organización publicó un video en donde reúne varios videos grabados dentro del zoológico

“Queremos agradecer a todos por su abrumador apoyo a ‘Dumbo’. Esperamos que encuentre la paz que le fue tan cruelmente negada en vida”. Amy Jones, Moving Animals

 

 


Últimas Noticias