Ante los recientes crímenes perpetrados por choferes de las empresas Uber y Cabify, en Puebla,  ambas plataformas decidieron emprender nuevas estrategias para restructurar sus métodos de selección de operadores, esto con el fin de garantizar la seguridad de usuarios.

A través de un comunicado, Uber detalló que aplicará pruebas adicionales a las personas que soliciten la asociación al servicio, entre las que destacan exámenes psicológicos y de polígrafo; por su parte, Cabify informó sobre la creación de una asociación que permitirá compartir datos e información sobre los aspirantes a choferes, misma que podrá ser compartida entre las empresas del mismo ramo.

Asimismo, Uber indicó que: sólo el 12 por ciento de los candidatos que aspiran a ser socios de la empresa logran dicha afiliación; en lo que va de 2017, cerca de 32 mil solicitantes han sido rechazados por no presentar o contar con las normas solicitadas y que otros 9 mil fueron cesadosde sus funciones por incumplir con el reglamento de la empresa.

Por otra lado, la empresa estadounidense con filial en México señaló que las evaluaciones de confianza consisten en pruebas psicométricas y de comportamiento, las cuales evalúan percepciones ante contextos de violencia, robo, acoso, soborno, manipulación y respeto.

En ese sentido, Uber también resaltó que para un mejoramiento de la seguridad y el servicio, la empresa realiza pruebas toxicológicas aleatorias, tanto a socios vigentes como a posibles aspirantes.

En el caso de Cabify, la empresa informó que en coordinación con las plataformas Easy Taxi, Siggo, iVoy, Urbvan, Carrot, Yaxi, y Jetty realizan una base de datos, misma que se prevé se mantenga actualizada, sobre choferes, ex socios y posibles aspirantes a ser operadores de unidades de taxi por aplicación.

Asimismo, la trasnacional española con filial en México, advirtió que se encuentra trabajando en el establecimiento de una comisión de políticas públicas que elabore y discuta propuestas para mejorar los sistemas de movilidad, así como para mantener una relación efectiva con autoridades correspondientes.