El Ayuntamiento de San Mateo del Mar, comunidad Ikoots del Istmo de Tehuantepec en Oaxaca, confirmó la masacre de 15 habitantes como resultado de un conflicto político-electoral entre la cabecera municipal y otras comunidades.

De acuerdo con la autoridad municipal, las víctimas fueron torturadas y quemadas vivas; entre ellas dos mujeres.

El conflicto, que se arrastra desde la elección municipal, escaló este domingo tras un enfrentamiento en un filtro sanitario contra el COVID-19, instalado en una de las agencias municipales, por el cual chocaron amabas partes en disputa.

Los grupos en conflicto son los seguidores del edil Bernardino Ponce y un grupo de comunidades y autoridades auxiliares que no lo reconocen como presiente municipal, luego de que el día de la elección hubo conatos de violencia y quema de casillas.

El gobernador Alejandro Murat confirmó qué hay víctimas mortales e instruyó que los titulares de la secretarías de Seguridad y General de Gobierno se trasladaran a esta comunidad indígena que se localiza en una delgada franja de tierra entre dos mares, el Océano Pacífico y un brazo que conforma la Laguna Superior.