compartir en:

Washington.- El mariscal de campo de los Patriotas de Nueva Inglaterra, Tom Brady, rompió con el presidente Donald Trump, por la ofensiva del mandatario contra los jugadores de la NFL que protestan durante la entonación del Himno Nacional de Estados Unidos.

Brady, uno de los deportistas que respaldó a Trump en la pasada campaña presidencial, decidió abandonar su tradicional reticencia a hablar de política y defendió a sus compañeros de equipo.

“Discrepo con lo que dijo (el presidente). Pensé que era simplemente ofensivo. Sólo quiero apoyar a mis compañeros de equipo. “Creo en lo que creo y creo en unir a la gente y en el respeto y el amor y la confianza. Esos son valores que mis padres me inculcaron y así trato de vivir toda la vida”, subrayó Brady.

¿Qué dijo Trump?

Trump desató una tormenta política este fin de semana cuando emplazó a los propietarios de equipos de la NFL a despedir a los jugadores que realicen protestas simbólicas durante la entonación del Himno Nacional, en especial aquellos que se arrodillan.

Aunque Trump no aludió a ningún jugador personalmente, era claro que aludía al afroamericano Colin Kaepernick, quien el año pasado siendo mariscal de los 49’s de San Francisco, protestó contra el racismo y el trato a los negros, arrodillándose durante la ceremonia del himno al inicio de los partidos.

La guerra en Twitter

La ofensiva presidencial contra los jugadores escaló el fin de semana en su cuenta de Twitter, donde convocó a un boicot nacional contra la NFL.

“Si los fanáticos se rehúsan a ir a los juegos hasta que los jugadores dejen de faltarle al respeto, el cambio ocurrirá rápido”, escribió Trump.

Le dan la espalda

Pero la estrategia resultó contraproducente, al detonare en una ola inédita de rechazo dentro de los 28 equipos de la la NFL, incluidos los propietarios de equipos, 6 de los cuales habían donado un millón de dólares cada uno a la campaña de Trump.

Durante los juegos dominicales, tanto jugadores como dueños protagonizaron actos sin precedentes de unidad, algunos se enlazaron de brazos, hombro con hombro, y otros se arrodillaron, y tanto jugadores como entrenadores fustigaron a Trump por alentar la división nacional.

En el Congreso, legisladores criticaron a Trump por dedicarle 15 tuits al tema de la NFL en los últimos 3 días y ninguno a Puerto Rico, a pesar de la devastación causada por el huracán María y que dejó a la isla inundada y sin electricidad.

Aunque Trump no aludió al factor racial, la mayoría de los jugadores de la NFL son afroamericanos, como lo son la abrumadora mayoría que protestaron.