Puyazo… ¡Secuestros..! Cuando esto escribimos, no sabemos aún cuál es el destino del alcalde-diputado de Yautepec Humberto Segura Guerrero… Por los puestos detentados por él, llamó la atención pública no sólo de los medios sino de los políticos, empresarios, comunicadores y de otros sectores de la sociedad, el levantón que en condiciones de secuestro se dio al político yautepequense, de quien se encontraron algunos objetos personales en una de las llamadas casas de seguridad de la Colonia el Rocío, allá por los rumbos de la tierra donde en viejos tiempos laboró el maestro, político y literato Ignacio Manuel Altamirano… El asunto de Humberto Segura, por el nivel de importancia que también lo tienen los otros secuestrados y asesinados, vuelve a poner a Morelos en la picota de la nota roja con trascendencia nacional e internacional, dejando en evidencia que la muy cacareada seguridad esgrimida desde los espacios del supremo poder y sus ayudantes del área como Alberto Capella, sólo son tema de discurso, que en la realidad quedan cuestionados por estos hechos que nos embaten… La seguridad, indudablemente que es tema que no preocupa a quienes cuentan con todos o parte de los recursos del Estado para tener la protección que les garantiza más o menos tranquilidad de ellos y sus familiares, misma que fuera de esos alcances, a prácticamente todos los morelenses, desde los grandes empresarios, muchos de los cuales ya migraron y mejor cerraron sus negocios, hasta los que por necesidad no tienen para donde ir y otros mucho menos para pensar en otra cosa que tratar de cuidarse y protegerse en la medida de sus necesidades, no nos dejan sin más recursos que nuestras oraciones y bendiciones… Por los llamados cobros de piso, que no son otra cosa más que extorsiones bien sabidas por el gobierno en todos los espacios de poder y sobre todo en los de la tal Seguridad Pública, cientos de morelenses se han visto obligados no sólo a movilizar su lugar de residencia sino a cerrar su pequeño o mediano negocio e incluso, a rematar su patrimonio para buscar otro destino… Esta es una realidad que insistimos, la saben muy bien los del Gobierno que siempre buscan el discurso benévolo, recordando con ello a Lauro Ortega por aquello del no hables mal del camellus para que puedas venderlo… Es decir, que no se hable mal del Estado para que nos sigan visitando y, si es posible, que lleguen más inversiones que desde luego tendrán que enfrentar esta realidad nada alagüeña… Si estamos equivocados que nos iluminen los que creen o dicen que saben sobre este lamentable estado de cosas…Deseamos y esperamos que Humberto Segura Guerrero retorne pronto con los suyos… ¡Amén!
Piquete… ¡Tiene Razón! Nuestro amable lector Miguel Dada, integrante del Consejo Cívico Ciudadano nos envió su comentario respecto a nuestra Carta Abierta de fecha 17 de abril, relacionada con el nombre y varios referentes al ‘Paso Express’… He aquí su opinión... “Estimado Profesor… Leí su artículo al respecto, respetuosamente me permito agregar algunos comentarios… El nombre me parece irónico, ya que no permite el uso de los carriles centrales más que a los Chilangos (Sic). Si no viene uno de la CDMX, no es posible su acceso ya que las vallas están colocadas desde antes del cruce con Heroico Colegio Militar. Los de Cuernavaca debemos tomar los carriles laterales… Al llegar al puente que está en Chipitlán, tiene uno que seguir por las laterales (sin permitir el acceso al puente), a las cuales se les incorpora tanto el tránsito que viene de Palmira como los dos carriles de la Avenida Morelos Sur, quedando todo este tráfico reducido a un sólo carril para poder continuar por la Carretera hacia Acapulco… Espero estos comentarios sumen a la mejora de esta costosísima vía… Con mi afecto… Miguel Dada… ¡Tiene toda la razón en todo, don Miguel..! ¡Ya le estamos metiendo las manos desde el Consejo Cívico Ciudadano..! Pronto tendremos reunión de consejeros y resultados..!
Postal… ¡Tardadito pero buena paga..! El pasado lunes 8 de mayo, cumplió con su trabajo habitual el laborioso Matías Quiroz Medina, quien entre la chamba y el festejo tuvo la oportunidad de apagar las cincuenta y tantas velitas que le prendieron sus cercanos en el pastel cumpleañero compartido con las tradicionales mañanitas y nochecitas… De amigos un fuerte abrazo, felicidades y que continúen los éxitos.

¡Hasta mañana que será un día más..!
 

Por: Pablo Rubén Villalobos / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...