compartir en:

México.- Tras 48 horas de trabajo, Titán, uno de los perros rescatistas en la Ciudad de México tuvo que recibir atención veterinaria debido a una alteración en su frecuencia cardiaca, ocasionada por fatiga.

El pastor alemán belga fue diagnosticado con un riesgo de shock debido a su intensa labor desde el martes, cuando participaría únicamente en los simulacros del 19 de septiembre, pero horas después se sucitó el terremoto de 7.1 grados, por lo que inició su heroica búsqueda. El perro se encuentra en recuperación en la zona de Tlalpan, donde le suministraron suero.

Titán suma a su registro 26 personas encontradas entre los escombros en la Ciudad de México y ha llamado la atención junto con Frida, una labrador de seis años y en conjunto han colaborado para la localización de 78 personas.

Tanto Frida como Titán trabajan con un equipo especial, el cual consiste en un visor que protege los ojos en caso de humo, polvo u otras sustancias; unas botas antiderrapantes que además protegen los cojinetes de sus pies, así como un arnés.

El entrenamiento para estos perros de búsqueda dura entre 12 y 14 meses, entre dos y cuatro horas diarias. El entrenamiento incluye olores de cadáveres.