Luego de la terrible masacre que se vivió en un iglesia bautista en Texas este domingo, el presidente Donald Trump fue cuestionado sobre el control de armas en Estados Unidos, a lo que respondió que es un problema mental y no algo relacionado con las leyes sobre la tenencias de arma de fuego. 

"Es un problema de salud mental a muy alto nivel, no es una situación de armas de fuego. Es un evento triste como yo lo veo", dijo el mandatario en una conferencia de prensa que ofreció este lunes en Tokio con el primer ministro japonés Shinzo Abe.

Durante la misa dominical en una iglesia Bautista de Sutherland Springs, el atacante ingresó antes del mediodía y abrió fuego frente a más de 50 personas.

Luego de las las investigaciones para dar con la identidad del responsable, fuentes policiales informaron que el veterano de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos Devin Patrick Kelley, fue quien terminó con la vida de al menos 27 personas.

El joven de 26 años trabajaba como profesor en un estudio bíblico, e ingresó pasadas de las 11:30 horas a la Primera Iglesia Bautista de Sutherland Springs, vestido con ropa de combate para abrir fuego contra las personas que asistían a la misa dominical.

Kelley, murió luego de una breve persecución, de acuerdo a lo apuntado por Robert Murphy, vocero de la Oficina del Sheriff del condado de Guadalupe.

Previo al crimen, el sujeto había publicado una fotografía de un fusil de asalto Ruger AR basado en la popular plataforma del AR15. Esta es un arma semiautomática, por lo que por cada disparo se tiene que presionar una vez el gatillo.

Según información de El País, este también es utilizado en las fuerzas aéreas y se puede conseguir por menos de 500 dólares. 

“Ella es una perra mala”, describió Kelley por medio de Facebook. 

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...