Una fractura es la pérdida de continuidad normal de la sustancia ósea o cartilaginosa, como consecuencia de golpes, fuerza o tracciones, cuyas intensidades superen la elasticidad del hueso.
El término es extensivo para todo tipo de roturas de los huesos, desde aquellas en que el hueso se destruye amplia y, evidentemente, hasta aquellas lesiones muy pequeñas, incluso microscópicas.

Las fracturas se pueden clasificar:
* Por traumatismo directo: El golpe de un martillo sobre un dedo, fracturando la falange correspondiente.
* Por traumatismo indirecto: El punto de aplicación de la fuerza está alejado del foco de fractura; por ejemplo, la caída de un esquiador, con rotación de la pierna, produce una fractura a nivel medio de la tibia y el peroné.
* Fractura por arrancamiento: Es cuando la fuerza se aplica sobre un punto de sujeción de estructuras tendinoligamentosas, desgarrando un trozo de hueso, por ejemplo la fractura avulsión de la apófisis estoliodes del quinto metatarsal, ocasionado por la tracción del tendón del peroneo lateral corto.
* Fractura por fatiga o espontánea: Es aquella en que la fuerza es aplicada en forma prolongada e intermitente en el tiempo, como fractura de marcha en el pie (segundo metatarsiano), que se produce en algunos atletas o reclutas del Ejército.

 

¿Sabías que…?
A partir de 2006 el cáncer de mama es la segunda causa de muerte entre mujeres de 30 a 54 años de edad y principal causa de muerte por tumores.
Con tratamiento y detección a tiempo, la sobrevida de cáncer de mama alcanza 99%.

Dr. Luis Felipe
Camilo Delgado.
Traumatólogoy Ortopedista.
Tel. 3 112 76 65