Cuernavaca.- Experiencia mezclada con juventud, garra, orgullo y amor propio son las armas con las que Chipitlán ha plantado cara en esta Edición 28 de la Copa Morelos Tecate.
Uno de los pilares de este equipo es David Mora Cruz, viejo lobo de mar dentro del balompié morelense, que ha disputado 10 Copa Morelos.
“La última vez que jugué con Chipitlán tendrá como 15 años y en esta ocasión me motivaron los chicos, lo hicimos para que los chicos siguieran su crecimiento en el Centro Formativo y competir con ellos es una bendición a esta edad”, señaló David, quien goza de un buen nivel a sus 47 años.
“La humildad, el trabajo, las ganas y la disciplina son las claves de este equipo, además de que los chamacos no se arrugan ante ningún equipo como Yautepec o Xochi”, comentó el delantero, que ahora disfruta el pase a los 16avos de Final después de derrotar al tricampeón en la historia de este certamen.
Otro factor que ha acompañado a David y a Chipitlán ha sido su fiel porra, que no importa en donde juegue, siempre los va a apoyar.
“La gente de la tribuna nos seguimos a todos lados, en este club juega mi hija Celeste y todos viajamos para apoyar a nuestros hijos, justo venimos de un nacional en Toluca donde fue buena parte del equipo de la categoría 2009-2010 a ser parte de la Selección Morelos y allá vamos siempre con ellos”, comentó.
De familia 100 por ciento futbolera, Mora Cruz es también tío de Yaritzi Rodríguez, que recién firmó contrato con las Tuzas y debutó en la máxima categoría del futbol femenil en México.
“Yo, por parte de los Mora, somos futboleros desde la cuna. Toda la familia Figueroa también son muy futboleros, entonces verla ahí es un orgullo, para los chavos también es una motivación extra el verla ahí”, añadió orgulloso.

Por Carlos López.