compartir en:

La fuerza del huracán Harvey se intensificó la noche del jueves a categoría 2, con vientos de entre 150 y 170 kilómetros por hora, mientras continua con rumbo a la costa de Texas, lo que condujo a las autoridades a emitir desalojos voluntarios y obligatorios de algunas áreas.

El Servicio Nacional del Clima (NWS) advirtió que los residentes en las áreas de la costa solo tenían unas pocas horas más para prepararse para la tormenta y quienes han optado por permanecer en sus lugares deberán protegerse para evitar los fuertes vientos.

De acuerdo al pronóstico del NWS, se espera que Harvey llegue a tierra en la costa media de Texas, entre Corpus Christi y Matagorda, alrededor de las 01:00 horas de este sábado (07:00 GMT) y luego se detendrá a lo largo de la costa durante el fin de semana.

Los vientos con fuerza de tormenta tropical se esperan desde las 14:00 horas (20:00 GMT) de este viernes.

En el Condado de Galveston, la parte norte que se cree podría ser afectada por Harvey, las autoridades extendieron hoy las evacuaciones voluntarias para incluir todas las áreas no incorporadas en el Condado. La extensión incluía a las comunidades de San León, Bacliff, Freddiesville, Viejo Bayou Vista y Highland Bayou.

La Península de Bolívar también permanece bajo el desalojo voluntario.

La ciudad de Shoreacres también pidió evacuaciones voluntarias el viernes por la mañana. Debido al potencial de la lluvia pesada, las inundaciones de la calle y el tráfico que sale de la zona, los residentes que evacuan se pueden salir al mediodía.

A lo largo de la costa sur se emitieron desalojos obligatorios para los condados de Aransas, Refugio, San Patricio, Victoria, Calhoun y Kleberg.

Los residentes en el área de Corpus Christi, donde se ha decretado desalojo voluntario, comenzaron a prepararse para la tormenta desde este miércoles. Para el jueves, las bombas de las gasolineras estaban vacías, las estanterías de las tiendas estaban despejadas de baterías, linternas, agua y pan.

El huracán se movía hacia el noroeste a unos 16 kilómetros por hora con vientos máximos sostenidos de 168 kilómetros por hora, de acuerdo con el NWS.

Los pronósticos advierten que el huracán se detendrá cerca o justo en el interior de la costa media de Texas durante el fin de semana, lo que podría acarrear fuertes lluvias que podrían producir inundaciones generalizadas y significar la principal amenazas para los residentes del sureste de Texas.

Las lluvias y vientos tipo tormenta tropical de la fuerza del huracán ocurrirán a lo largo de la costa de Texas desde la tarde del viernes y podrían permanecer incluso hasta el martes.

De acuerdo a las previsiones, las inundaciones costeras serán un problema durante el fin de semana debido a los fuertes vientos en tierra que mantendrán el agua apilada a lo largo de la costa.

Se esperan inundaciones de entre 1.8 y 3.6 metros en áreas de la Isla del Padre y de 1.5 y 2.5 metros en las Bahías Sargento y Jamaica y de un metro en los alrededores de la Bahía de Galveston.

El NWS pronostica acumulaciones de lluvia de entre 38 a 60 centímetros y cantidades máximas aisladas de 85 centímetros sobre la costa media y alta de Texas hasta el próximo miércoles.

Durante el mismo período de tiempo se espera que Harvey produzca un total de acumulaciones de lluvia de entre 15 y 35 centímetros en el extremo sur de Texas y en el centro de la entidad en el denominado “Hill Country”.

Harvey será el primer huracán que golpeará a Texas desde el huracán Ike en 2008, y el primer huracán de gran envergadura, con vientos de más de 170 kilómetros por hora, desde Rita en 2005.

Se esperaba que las olas generadas por Harvey crearan "condiciones de vida y amenaza para la navegación" a lo largo de la costa, desde el noreste de México hasta Luisiana, advirtieron los meteorólogos.

Las advertencias han motivado a las compañías de petróleo y gas a reducir la producción y el número de personal que tienen trabajando en sus plataformas a lo largo de la costa.