Diversas movilizaciones de profesores morelenses jubilados  presionaron  a los poderes Ejecutivo y Legislativo locales, a efecto de otorgarles una prima  por  antigüedad a su percepción mensual. Una proporción significativa le fue concedida a sus demandas. Posiciones económicas equivalentes disfrutan los pensionados y jubilados por los    Institutos del Seguro Social y de los Trabajadores al Servicio  del Estado federales y estatales. Igual prestación recibirán los empleados y trabajadores asegurados en servicio cuando cumplan 30 años de antigüedad y los inscritos desde 2010, a los 35 años de trabajo. Sin embrago, un posición relativamente injusta prevalece en el trato a los campesinos envejecidos. Las  familias campesinas de antes tenían muchos hijos. El  padre o la madre tenían la esperanza de que alguno de sus hijos (as) los recogieran en la senectud. La novela de Laura  Esquivel: “Como Agua para Chocolate” relata la historia del sacrificio de la hija menor, ya que la madre no la dejaba casar  para que pudiera cuidarla en la vejez. Las cosas han cambiado. Las familias rurales procrean uno o dos hijos, a lo mucho.   Muchas familias están desintegradas. Los hijos (as) mayores  emigraron a Estados Unidos y envían dinero periódicamente. La mayoría de edad campesina tiene que asegurarse. Sigue a continuación un razonamiento comprimido:  1º.- En la lucha armada 1910-1920, se  rescataron las tierras, aguas y montes   para devolvérselas a sus legítimos propietarios originales, al  costo de 2 millones de las vidas campesinas revolucionarias,  de luchadores participantes. 2º.- Los campesinos dotados de 1920 a 1946 ya no están con nosotros, cumplieron gallardamente sus tareas productivas; hasta 1988, el país  mantuvo su auto suficiencia alimentaria. 3º.- Los campesinos nacidos de 1950 en adelante se han enfrentado a condiciones  productivas sumamente desfavorables, por el  desmantelamiento de los apoyos al  campo: semillas  mejoradas, fertilizantes, fideicomisos, créditos de avío y  refaccionaros precios de garantía, seguros de cosechas, extensionismo y otros más. Para el actual 2013, los campesinos nacidos en la década de los 50 se acercarán a la  edad de retiro. El censo agrario morelense de 2010 registró 35000 ejidatarios de 204 ejidos; reconoció derechos a 10,000  comuneros, agrupados en 29 núcleos, y a 5000 pequeños propietarios. Es una generación envejecida de productores.

PROPUESTAS: 
A partir de 2013: 1º.- establecer  un fondo de jubilación campesina, aplicándolo a quienes hayan  cumplido 70 años y  más, asignándoles $ 6,000 mensuales; 2º.- inscribirlos y a sus familiares en el Seguro Social y/o Popular; 3º.- otorgar la parcela al primer sucesor designado en sus derechos a salvo, pero sujetándolo a  recibir cursos de capacitación agropecuaria en tecnologías productivas avanzadas, para otorgarle la propiedad definitiva del predio heredado. Ya no se debe dejar a: A) la  buena voluntad de quienes tienen el patrimonio de las  tierras laborables; B) que  las  leyes del mercado vayan  fijando las reglas de la relación oferta/demanda/precios de la  canasta básica porque con el hambre del pueblo no se juega; C es injusto y cruel seguir aceptando que compatriotas morelenses envejecidos continúen aportando sus brazos para   proporcionarnos el sustento de cada día. No se vale. 

La dirigencia de nuestra Confederación Nacional Campesina Morelense debe gestionar la creación del fondo de jubilación  campesina, mediante la legislación y reglamentación agraria pertinente. Será la más digna recompensa y homenaje a la Revolución social, zapatista y morelense. Es cuanto.

Testimonio
Gabriel Baldovinos de la Peña
[email protected]  

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...