compartir en:

¡Pues ya parió la burrita! Un Planecito  Nacional de Desarrollo del país, 2013-2018, elaborado por el personal designado por el primer mandatario del gobierno de la república, al cual no lo despeina ni el más fuerte ventarrón.  
Con amplia publicidad en los medios impresos y audiovisuales nacionales, fue presentado sin haberse mencionado los siguientes indicadores paramétricos, por lo menos: 1º. Durante los últimos 20 años, el crecimiento del PIB no ha rebasado el magro 2.4% (China, India, Japón y Brasil lo superaron el 6%).
2º. Como el crecimiento demográfico ha sido del 2.4% en el mismo periodo, el nivel del  mejoramiento social ha sido imperceptible, relativamente, lo cual explica, pero que no justifica que el 50% de la población del país haya subsistido en la pobreza y el 30% en la pobreza extrema, unos 35 millones de compatriotas. ¡Fea cosa! 3º. Dicho plan tampoco menciona con qué gente se  lograrían tales indicadores, ¿del sector  público?, ¿del privado?, ¿del social?, ¿del académico? o ¿de las clases medias de empleados o de obreros, campesinos? 4º. ¿Con qué métodos aplicados empíricos de prueba, error, probabilísticos? 5º. ¿Con cuánto presupuesto fiscal, de créditos a corto/mediano plazo, costos aportados por el pueblo mediante mano de obra, de faenas, tequios, tan comunes y corrientes en el arreglo de templos, plazas cívicas,  panteones pueblerinos? Interrogantes que merecen respuestas de parte de los funcionarios federales, estatales indicados. Es inaceptable que las nuevas generaciones de niños, jóvenes, vayan a vivir en la incertidumbre, en la especulación, en “el ahí se va”; en el “haiga sido como haiga sido”, “Oh, Carlos Salinas de Gortari, cuántas estupideces dijiste en nombre de nuestro sufrido pueblo, el cual, con mucha paciencia, las continúa guardando en su memoria para enseñanzas de las nuevas generaciones de niños, de jóvenes, a efecto de evitar que vayan a cometer tan lamentables desaguisados”. Hasta donde ello sea posible. Un ejemplo: Honorato de Balzac (1799/1850) fue uno de los más grandes escritores franceses del siglo XIX, iniciador de la novela moderna y creador de la novela psicológica y sociológica agrupando 91 novelas, bajo la designación  “Comedia Humana”, título claramente inspirado en la Divina Comedia, de Dante Alighieri, la obra consta de 20 volúmenes  divididas en tres estudios: 1º. Memorias, 2º. Filosóficos y 3º. Analíticos. En lo que va de la segunda década de este siglo XXI.  

PROPUESTA: Ante los formidables retos contemporáneos, creados por las exigencias de obtener una producción de comida, abundante, de calidad y barata; de la creación de empleos permanentes, remunerados con justicia, en particular para la población económicamente activa de los jóvenes que están ingresando al mercado laboral morelense; de la promoción de inversiones productivas, rentables y de medidas eficientes y efectivas, para la  conservación del medio ambiente, aguas limpias, bosques perennifolios, conservados, protegidos, atmósferas con bajo nivel de CO2, está indicado irreductiblemente la suma de esfuerzos de los sectores.

1º.- público federal / estatal, 2º.- de la iniciativa empresarial privada, 3º. de las organizaciones sociales, ONG’s, fundaciones, 4º. de las instituciones académicas de la docencia, investigación, ciencia, tecnología.   SÍNTESIS: Hay tiempos de tirar cuetes; hay tiempos de recoger las varas. Urge la creación de detonadores del crecimiento de  un PIB por arriba del 4%. La renovación de experiencias, el aprovechamiento de aciertos y la corrección de equivocaciones requieren audacia, decisión y coraje; multisectorial público, privado, social, académico. A ello estamos convocados ¡pero ya! Es cuanto.