compartir en:

Una joven estudiante de una universidad privada, mostró su credencial  ante la videograbadora para señalar que era la número 131, de una lista de seguidores de una protesta y un destacado ex rector de la UANAM, finalizó una intervención al efecto diciendo  que el era el número 132 del movimiento juvenil indiciado.De entonces a la fecha, muchos más adherentes 132 se han sumado a dicha relación. Valdría la pena agregar un número 132 de origen campesino como sigue, a diferencia de la uniformidad más o menos equivalente entre jóvenes que estudian una carrera particular en ingeniería: 1º.- La juventud campesina es heterogenea por las características específicas de cada lugar o región de índole agraria, económica, política, ecológica, antropológica, sociológica y cultural. 2º.- Por sus diferentes condiciones de la tierras, aguas, insumos, tecnologías, usos y costumbres de sus  formas de producción. 3º.- De respeto a sus sistemas y procesos internos de organización, de usos y costumbres de democratización a nivel pueblerino  municipal y/o estatal. Estas heterogeneidades muestran diversidades en las formas, mas no en el fondo esencial marcado por sus esperanzas de vida, como grupos aislados en el campo, se enfrentan a la búsqueda de  soluciones de sus problemas personales de comida, vestuario, educacion salud, deportes y recreación. Propician excelentes actitudes motivacionales para defenderse y atacar al mismo enemigo desde diversas trincheras para avanzar en el progreso. En síntesis el numero 132 campesino es heterogéneo en las medios de vida y homogéneo en los sistemas para su liberación y  crecimiento. En esta correlacion de fuerzas, el gobierno, (federal estatal, municipal) juega un papel primordial dentro de sus atribuciones legales ejerciendo  instancias de control y de expresión aunque no se puedan considerar expresiones monolíticas sino más bien, como partes de otros grupos humanos de obreros, artesanos, comerciantes, transportistas, clases medias, 3.- edad, madres solteras, discapacitados, nucleos indígenas. Aunque no sea posible plantear una alianza tal cual, entre Estado/jóvenes campesinos  si es factible promover una organización juvenil gestionado apoyos presupuestarios oficiales hacia horizontes de transformaciones mas profundas mediante  planes, programas proyectos y actividades diseñadas en tiempo lugar/forma.

PROPUESTAS.
Los métodos de gestión irían desde las viejas reglas establecidas como ”legales” dentro de los cauces burocraticos, hasta los enfrentamientos, las presiones y las movilizaciones masivas, segun las causas por los que se luche y por el nivel de conciencia y de organización que opongan    contra las injusticias, discriminaciones, maltratos, indiferencias,  pasando por las negociaciones del dialogo, del consenso y de acuerdo a sus demandas no sólo tendrían un carácter reivindicativo, sino que pueden asumir una tendencia a trascender y a un sentido político, en vistas hacia una modificacion radical, del sistema vigente. La emergencia de la juventud campesina, como clase social poderosa, puede ser motivo de un largo, difícil y lento proceso de aportaciones de la ciencia y de las investigaciones  científicas y tecnológicas de vanguardias aplicadas al efecto.

Esta en marcha una gran revolución del conocimiento, energético, espacial, cibernético,  biotecnológico. Con todo el ser humano no es autótrofo, como las plantas verdes que producen su propio alimento mediante la fotosíntesis, depende para subsistir, de la comida que le ofrecen los productos agropecuarios. Por ello y más el número 132 campesino, ocupa  un lugar relevante en el futuro  morelense y del país. Es cuanto.

Testimonio
Gabriel Baldovinos de la Peña

[email protected]