compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- “Mire usted nosotros somos de escasos recursos y esta situación nos va a pegar en nuestras actividades cotidianas, ojalá y no tengamos que gastar más dinero en transporte”, relató Don Miguel Rodríguez García, quien vive a un costado del puente Palmira, ante la inminente demolición de la estructura hoy durante la noche.
Don Miguel, quien cuenta con 40 años de edad, y labora en una empresa, comentó que esta situación lo tiene muy nervioso, pues utiliza la Ruta 14 todos los días para viajar a su trabajo, pero la demolición del puente afectará el recorrido por lo que tendrá que caminar más y levantarse más temprano de lo acostumbrado.
“Ya fijé mi camino para cuando derriben el puente, cruzaré a pie desde aquí -Palmira- hacia la avenida Morelos atravesando por la colonia Chipitlán, y de regreso a mi casa haré lo mismo”, expresó.
A pesar de tener planeada ya su ruta de salida, Don Miguel está preocupado por sus tías, hermanas, primeras e hijos, que son seis familias que habitan contiguas a su casa, quienes tendrán que pasar por la misma situación.
Mencionó que sus hijos y otros niños tendrán que pasar por las mismas penurias para ir a la escuela en el Centro, “ellos serán los más afectados, pues ninguno cuenta con coche particular y tendrán que salir temprano y con tiempo”.
Asimismo, pidió a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) que no se demoren más de lo pactado en la realización de la obra, ya que dijo no tienen idea de cuantas familias afectan con el derribo del puente Palmira que es la principal vía de comunicación para salir de esa zona hacia el Centro de Cuernavaca.

Por: LUIS FLORES /  [email protected]